Carrito de compra
 

Masaje prostático

Viendo 1-8 de 8

Cómo se estimula el Punto P

Al Punto P solo se puede acceder a través del ano. Se encuentra aproximadamente a cinco centímetros de la entrada del ano y tiene el tamaño de una nuez. Muchos hombres sienten reparo a la hora de estimular esta zona por culpa de los prejuicios que existen al respecto. Sin embargo, ellos se lo pierden porque los orgasmos conseguidos con la estimulación del Punto P son súper intensos.

¿Qué es un estimulador prostático?

El estimulador prostático es el complemento que estás buscando si quieres estimular el Punto P con la máxima comodidad. Es un juguete sexual masculino que produce un gran placer y permite experimentar orgasmos muy intensos.

Los estimuladores de próstata están diseñados para acceder a la zona del Punto P y estimularla con diferentes intensidades de vibración o simplemente con texturas. Suelen tener un tope para evitar que el juguete se introduzca demasiado y están fabricados con una gran variedad de materiales y formas.

Porqué comprar un estimulador prostático

Como hemos comentado, los orgasmo conseguidos estimulando el Punto P son muy intensos y se produce una mayor cantidad de semen. Masturbarse con un estimulador prostático es una forma más completa de obtener placer y explorar el cuerpo masculino. 

Además, la estimulación de la próstata no solo tiene beneficios en el área sexual sino también en la salud. Estimular de forma correcta el punto P favorece el drenaje de la próstata y previene inflamaciones que causan dolor y malestar. 

Cómo se usa el estimulador prostático

La penetración anal es objeto de muchos prejuicios entre los hombres heterosexuales. Esto hace que muchos sientan reticencia a probar los estimuladores prostáticos. Pero el Punto P es muy placentero. Si te has decidido a probarlo pero no sabes muy bien cómo empezar, puedes seguir estos pasos:

  • Hazlo en un momento en el que estés tranquilo, relajado y cuando no tengas prisa.
  • Utiliza un lubricante anal (son más densos y duran más) y cubre bien tanto el juguete como el ano.
  • Empieza despacio, jugando y acariciando el ano desde fuera. Disfruta de las nuevas sensaciones y no te apresures a penetrar.
  • Empieza a introducir el estimulador prostático muy despacio y haciendo pequeños círculos. De esta forma, la penetración es más fácil.
  • Puede que tardes un poco en acostumbrarte a la sensación. La clave es seguir relajado y no ir más lejos de lo que te sientas cómodo. Si quieres, puedes masturbarte o pedir a alguien que lo haga, para aumentar la excitación y disfrutar de forma más plena. 
  • Cuando creas que estás preparado, puedes encender tu estimulador prostático si es que tiene vibración.

 

 
 
xs
sm
md
lg
xl