TOP 10 de mitos y mentiras sobre sexo

A lo largo de la historia se han extendido un sin fin de ideas acerca de la sexualidad que no tienen nada que ver con la realidad. Estas ideas pueden proceder de la ignorancia y la falta de información científica, pero también forman parte de la cultura religiosa arraigada en muchas sociedades.

Hoy en Lilith Room queremos aclarar varias de estas ideas preconcebidas, con la idea, como siempre, de que podáis disfrutar de una vida sexual mucho más divertida, plena y feliz.

Nº 10. Masturbarse, tocarse o incluso mirarse los genitales, es malo.

Mentira. De hecho, es muy bueno. Masturbarte te ayuda a conocerte, a descubrir tu cuerpo, a la saber lo que te gusta y lo que no. También ayuda a liberar estrés y dormir mejor. Masturbarte y explorarte hará que desarrolles una mejor autoestima sexual y confianza en tí misma.

Scarlet Johanson sobre la masturbacion

La mayoría de este tipo de mitos, proviene de las ideologías religiosas que consideran todo lo sexual como algo impuro y pecaminoso, pero que en realidad no tienen ninguna base científica.

Nº 9. Si tienes pareja no te tienes que masturbar.

Otra gran mentira. Puedes masturbarte, puedes masturbar a tu pareja y tu pareja puede masturbarte a ti. Podéis hacerlo juntos o separados y desde luego no significa que no os sintáis atraídos el uno por el otro ni que el sexo sea deficiente. Simplemente, a veces a uno le apetece jugar a solas, igual que podemos preferir leer un rato a tener una conversación.

T-rex intentando masturbarse

Nº 8. Los juguetes sexuales son para mujeres solteras.

Los juguetes sexuales son como los derechos humanos: Son para todo el mundo independientemente de su sexo, raza, procedencia. religión y orientación sexual. Algunos juguetes son mejores para usar en pareja y otros en solitario. Los hay que ayudan a salvar la barrera de la distancia y otros son los accesorios perfectos para unos buenos preliminares. Los hay sólo para mujeres y sólo para hombres.

Así que olvídate de que sólo tienen juguetes sexuales las mujeres solteras que no consiguen ligar porque es tan absurdo como lo de mezclar mentos con coca-cola.

Nº 7. Cuando más grande es el pene más disfruta la mujer.

No es cierto. La verdad es que la vagina tiene, por norma general, unos 15 centímetros de profundidad. Cualquier pene más grande que eso, tiene más posibilidades de causar dolor que placer. Así mismo, el grosor no es especialmente importante, porque la sensibilidad de la vagina se concentra en los primeros 3 o cuatro centímetros y no es gran cosa comparada con la sensibilidad de nuestro gran amigo el clítoris.

new girl tamaño de pene

Va siendo hora de que los hombres dejéis la regla a un lado y empecéis a preocuparos más por vuestra habilidad que por vuestro tamaño.

Nº 6. Si no hay sangre durante la primera penetración, es que la mujer no era virgen.

El himen es una membrana que puede desprenderse por casi cualquier cosa. Montando en bici, montando a caballo, saltando, haciendo deporte de cualquier tipo, poniéndote un tapón… Igualmente, también es posible que sea tan flexible que no se rompa en absoluto.

En cualquier caso, que no se sangre la primera vez, no significa que la mujer no sea virgen.

Y, sinceramente ¿qué más te da que sea virgen o no?

virginidad

Nº 5. Los pechos más grandes tienen más sensibilidad.

Nope. Una vez más, el tamaño da igual. Unos pechos enormes pueden tener cero sensibilidad igual que un pecho plano puede ser extremadamente sensible. No depende del tamaño, sino de las terminaciones nerviosas.

También aprovechamos para aclarar que no a todo el mundo le vuelve loco que jueguen con sus pezones. De hecho, hay a quien no le gusta en absoluto, bien porque les hace daño, bien porque no sienten nada en absoluto.

Nº 4. Llegar al orgasmo a la vez es señal de amor verdadero

Ser capaces de llegar al orgasmo a la vez no tienen nada que ver con el amor. Si acaso, guarda relación con lo bien que conocéis al otro y sus preferencias sexuales. Pero sobretodo, es una cuestión de que vuestros tiempos estén más o menos sincronizados.

Vuestro objetivo no debería ser llegar juntos al orgasmo. Esa obsesión puede acabar por hacer mella en vuestras relaciones sexuales. Deberíais preocuparos por disfrutar juntos al máximo. Nadie ha dicho que cuando se llega al orgasmo se tiene que parar.

Nº 3. Los hombres son silenciosos y las mujeres escandalosas.

Esta es una creencia que viene tanto del cine como de la industria porno. Es extremadamente difícil oír en las películas a un hombre gemir o gritar durante un orgasmo. Si acaso, algún sonido que demuestre lo fuerte que están empotrando a su pareja. En cambio, a ellas se las escucha por todo el edificio desde el principio hasta el final.

Pues no, diablillos y diablillas. Como todo en esta vida, hay variedad. Hombres que gimen un montón y mujeres que apenas suspiran y a la inversa. Y mucha, mucha gente, que se queda en el plano intermedio.

Nicholas Cage orgasmo

Nº 2. La primera vez siempre duele.

Esto tampoco es cierto, aunque es muy común. La verdad es que la primera vez no duele porque se rompa el himen ni nada parecido. Duele simple y llanamente, porque es tu primera vez y te pones nerviosa.

Los nervios hacen que lubriques menos y que tu vagina se cierre en banda a dejar que algo ajeno la penetre y eso hace que duela.

La verdad es que, si estás totalmente relajada y segura de lo que estás haciendo y con quién lo estás haciendo, el dolor será mínimo y se te pasará enseguida. Siempre puedes echar mano de un poco de lubricante, para facilitar una penetración suave.

Nº 1. Más rápido y más fuerte es mejor.

Otra de esas creencias que nos vienen del cine porno como única fuente de información y educación sexual.

Como se puede deducir de algunos de los puntos anteriores, la penetración vaginal brusca y rápida no suele ser (en algunos casos sí, para gustos los colores) la mejor estrategia. Meter y sacar puede hacerlo cualquiera. Lo que requiere verdadera habilidad es combinar los movimientos de penetración con la estimulación del clítoris y de toooodos esos otros excitantes puntos del cuerpo humano.

 

Por desgracia, estos no son los únicos mitos y mentiras sobre sexo que os vais a encontrar en esta vida. Si se os ocurren más, no dudéis en contarnoslos en nuestras redes sociales. 😜😜