Tener sexo sólo por cumplir

La falta de ganas de tener relaciones sexuales es común. Muchos factores afectan a nuestro nivel de libido en nuestra vida diaria. Pero ¿sabías que hasta un 76% de la población española ha tenido relaciones sexuales alguna vez solo por cumplir con su pareja?

Tener sexo cuando no apetece puede tener consecuencias negativas especialmente si se hace de forma constante.

El 76% es una cifra enorme y el 15% de ese porcentaje que admite tener relaciones sexuales SOLO por ese motivo, también es altísimo, sobretodo si tenemos en cuenta que el sexo es para pasarlo bien (y para tener hijos, pero incluso entonces hay que disfrutarlo).

¿Por qué sucede esto? ¿Qué problemas puede acarrear?

Por qué tenemos falta de libido.

Hay muchísimos motivos por los que una persona puede sufrir un periodo de libido más baja de lo normal.

  • Estrés.
  • Ansiedad.
  • Enfermedades físicas o psicológicas.
  • Problemas con la pareja.
  • Insatisfacción.
  • Problemas de autoestima.

Estos son solo algunos de los motivos que pueden inducir a una reducción en nuestras ganas de tener relaciones sexuales. Pásate por nuestro artículo Libido baja: Cómo recuperarla, para conocer algunos consejos sobre qué hacer en estos casos.

Se da la situación de que la falta de libido es más común en mujeres que en hombres, pero eso no significa que ellos no puedan experimentarla también. Eso de que los hombres siempre tienen ganas es una mentira como la copa de un pino.

Por qué tenemos sexo por cumplir.

Es importante diferenciar aquí esas personas que aunque en un principio pueden no tener ganas, entran en el juego porque saben que se excitarán un poco más adelante y acabarán disfrutando. Suele suceder que cuando tenemos una vida muy ocupada y una larga lista de tareas, no sentimos esa necesidad tener relaciones sexuales hasta que nuestra pareja nos incita a ello o nos excitamos de forma más consciente.

Esto es diferente a tener la relación sexual con resignación, a sabiendas de que es solo para que la otra persona se quede a gusto. Estos son algunos de los motivos erróneos para tener relaciones sexuales:

  • Para evitar un conflicto o pelea: Si tu pareja se enfada porque no tenéis relaciones sexuales, hay un problema que tenéis que explorar. Lo mejor es acudir a un profesional bien en pareja o bien tú sola/o.
  • Para que nuestra pareja se desahogue: Mucha gente utiliza el sexo para aliviar el estrés pero no deberías sentirse obligada/o a hacerlo. Pensar “Pobre, ha tenido un día muy estresante” no es una buena razón para acceder a hacer algo que no quieres hacer. Dialoga y alcanza un compromiso.
  • Para que nuestra pareja no se sienta desatendida: Si tu pareja nota que no estás disfrutando el problema va a ser el mismo así que lo mejor es hablar el tema en lugar de tener sexo por cumplir.
  • Porque creemos que es nuestra obligación: El sexo no es una obligación. Nunca.

El sexo como obligación.

Por desgracia existe una idea anclada en el subconsciente colectivo que nos dice que si tenemos pareja estable tenemos que tener relaciones sexuales de forma regular o de lo contrario la pareja esta abocada al fracaso. Cualquier interrupción de la actividad sexual se asocia inmediatamente a falta de amor, de deseo hacia la pareja o incluso a infidelidades.

Esta idea afecta a todo el mundo, independientemente de su género, pero tiene un impacto especial en las mujeres. Durante demasiado tiempo en la historia, la función de una mujer dentro de un matrimonio era la de complacer al marido y darle hijos (cuantos más, mejor). Y aunque hemos avanzado mucho como sociedad, la sensación de que es nuestra obligación tener a nuestra pareja sexualmente satisfecha sigue teniendo su pequeño espacio en nuestra mente.

Cuando nos encontramos en esta situación, lo mejor que se puede hacer es dialogar con nuestra pareja. Exponer de forma clara y sin resentimientos los motivos por los que no nos apetece tener relaciones sexuales. Se puede llegar a un compromiso, se puede negociar y se puede buscar la ayuda de un profesional si parece que la situación se está alargando demasiado y amenaza con causar problemas.

Pero tener relaciones sexuales por cumplir con tu pareja no es nunca una solución.

No hay necesidad de tener una alta frecuencia sexual si no lo estamos disfrutando. El sexo es para pasárselo bien, para compartir y divertirse con tu pareja y si no es así es mejor no hacerlo.

Consecuencias de tener sexo por cumplir.

Acceder a tener relaciones sexuales a pesar de que no nos apetece nada y de que sabemos que no lo vamos a disfrutar, tiene muchas consecuencias negativas que tendrán su impacto a medio y largo plazo:

  • Hacer algo por evitar un conflicto hace que el conflicto crezca.En lugar de estar resolviendo el problema, lo estás ignorando. No se va a solucionar sólo, así que lo mejor atajarlo antes de que se convierta en algo grave.
  • Genera desconexión con tu propio cuerpo: El sexo es para disfrutarlo. Si tienes relaciones solo por cumplir, estás desatendiendo tu propio cuerpo y tu propio placer.
  • Crea desconexión con el cuerpo de tu pareja: Del mismo modo, dejas de prestar atención a cómo dar placer a tu pareja. Dejas que se satisfaga ella sola usando tu cuerpo como quien usa un juguete y tú desconectas.
  • Crea desconexión emocional: El sexo con nuestra pareja es un momento de intimidad que debería fortalecer los lazos emocionales y el vínculo con tu pareja pero si lo haces sin ganas tendrá el efecto contrario y empezarás a acumular resentimiento.
  • Entramos en un ciclo de falta de deseo: Como las ocasiones previas no hemos disfrutado, cada vez nos apetece menos.

En resumidas cuentas, tener sexo sólo por complacer a nuestra pareja y especialmente hacerlo siempre por este motivo, es algo que deberías dejar de hacer.