Qué es el Sploshing y consejos para practicarlo

Aunque no lo hayas oído antes, el sploshing no es nada nuevo. ¿Te suena la escena erótica de una pareja jugando con fresas y nata? Pues eso es sploshing.

Esta práctica es muy divertida y puede dar mucho juego si te apetece probar algo nuevo y excitante sin tener que comprar accesorios ni juguetes. Sólo con cosas que tengas por casa es suficiente.

Eso sí, tanto tú como tu pareja tenéis que estar dispuestas a pringaros.

¿Qué es el sploshing?

Sploshing es una práctica erótica que consiste en utilizar el contacto de alimentos con el cuerpo desnudo para aumentar la excitación y la sensualidad y llegar al orgasmo.

El nombre viene de una revista erótica británica que se llamaba Splosh! y que presentaba entre otras cosas, fotografías de mujeres embadurnadas en comida. Sin embargo, la práctica de mezclar comida y sexo es mucho más antigua. Las orgías romanas ya exploraban la posibilidad de utilizar los alimentos como potenciadores de los sentidos y del placer.

Tiene muchas variantes así que podéis explorarlas todas para descubrir cuál es la que más os gusta.

Formas de practicar sploshing

Hay personas que sólo necesitan un estímulo visual para ponerse a mil por hora. Ver a otra persona cocinar o comer ya es suficiente para despertar su deseo.

Para otras, el tacto es lo que hace la magia. Esto daría pie al sploshing en su variante más pringosa. Untarse el cuerpo con alimentos que se derriten, líquidos o cremas, frotarse con ellos, extenderlos con los dedos… Y lo mejor de esta opción es que puedes hacerlo en pareja o en solitario. Si es lo que te apetece, puedes meterte en la bañera (si te preocupa manchar) y untarte de helado o chocolate caliente sin complejos.

Otra forma de practicar sploshing es comiendo. Colocar comida sobre el cuerpo desnudo de tu pareja y comer directamente de ahí. Esto es fácil de hacer con ciertos alimentos como la fruta o los dulces.

Algunas variantes del sploshing

Body shots:

En su definición más tradicional no es otra cosa que beber un chupito de tequila directamente del cuerpo de tu pareja. Colocas una pizca de sal y zumo de limón sobre la piel de tu amante y bebes el tequila, normalmente del ombligo.

Por supuesto, puedes practicar el body shot con cualquier otra bebida, pero el tequila tiene el añadido de la sal y el limón.

Recomendamos probar esta práctica con moderación.

Nyotaimori y Nantaimori:

Es la práctica japonesa de comer sushi o sashimi que se ha colocado sobre el cuerpo de una mujer u hombre desnudos. En esta práctica no se produce ningún tipo de contacto entre la persona que come y la persona que hace de “plato”. El placer viene de admirar la belleza del cuerpo al mismo tiempo que se disfruta del sabor de la comida.

Feederism:

Más que una práctica erótica, el feederism es un fetiche sexual. Se trata de una relación similar a la de dominación y sumisión en la que una persona (feeder o cebador) alimenta a otra (feedee o cebado). La sensación de placer en este caso viene no solo de el acto de dar de comer o ser alimentado sino también de los cambios que se producen en el cuerpo por el exceso de comida. Es decir, el placer viene de engordar y hacer engordar. Aunque podéis probar el feederism como parte de una dinámica de juegos de rol hay que hacerlo con moderación y cuidado porque puede ser peligrosa para la salud y provocar obesidad, enfermedades del corazón y diabete.

Recomendaciones para practicar Sploshing

Como con toda práctica erótica, asegúrate de que tanto tu pareja como tú estáis en el mismo barco y queréis lo mismo. Definid unos límites de qué podéis hacer y qué no y respetadlos.

Cuidado con las alergias alimentarias. Si vas a practicar sploshing con alguien que aún no conoces muy bien, pregunta si tiene alergias de algún tipo y comunica tú también tus intolerancias. Acabar en urgencias no es divertido ni sensual.

Ni que decir tiene que mantengáis alejada de vuestros genitales cualquier tipo de bebida alcohólica. Os garantizamos que no querréis volver a probar el sploshing nunca más.

De la misma forma, tened en cuenta que el ph y la flora natural de los genitales se puede alterar con los ácidos y componentes de algunos alimentos, provocando irritaciones. Tampoco hace falta mirar las etiquetas de cada alimento. Usando el sentido común es fácil adivinar que sentarse sobre alimentos ácidos, picantes o hirviendo no va a ser placentero.

Por último, si planeas ser muy pringosa, te recomendamos que lo prepares todo antes con sábanas o toallas que no te importe que se echen a perder o incluso que tengas que tirar después.

 

Estas son nuestras recomendaciones para practicar sploshing. Ahora ya sabes que con la comida sí se puede jugar.