Sexting. Seducción vía mensaje

Es imposible negar que todos hemos sentido alguna vez la tentación de mandar mensajes subidos de tono, fotografías e incluso vídeos eróticos, a alguien. Y también la mayoría de nosotros, lo hemos hecho aunque solo sea una vez.

sexting

El sexting está bastante extendido, especialmente entre los adolescentes. Y probablemente por eso también está muy estigmatizado. Constantemente escuchamos que lo que subimos a Internet y lo que contienen nuestros teléfonos puede acabar en manos de cualquiera y no falta razón.

Sin embargo, el sexting también puede ser un recurso erótico muy útil, tanto como parte del juego de preliminares, como para mantener una relación a distancia. Hoy te contamos todo lo que debes saber sobre el sexting.

¿Qué es el sexting?

Sexting es una palabra que procede de mezclar los términos ingleses “Sex” y “texting”. literalmente significa enviar mensajes de texto con contenido sexual.

El sexting puede hacerse escribiendo sólo texto o también compartiendo fotografías y vídeos.

Actualmente, existen muchas redes sociales a través de las cuales también se puede hacer sexting, como Instagram o Snapchat.

El sexting es muy popular porque aumenta notablemente la carga erótica y la excitación. Podemos seducir a una persona a distancia y disfrutar juntas aunque no nos podamos tocar. También nos hace sentir más sexys y nos aporta confianza frente a un encuentro sexual. Como no tiene por qué ser inmediato, podemos pensar bien lo que vamos a escribir o enviar y mostrar siempre la versión más sexy y seductora de nosotras mismas, sin la presión de hacer el ridículo en directo.

amy schumer sexting sexy

Además hay un componente extra que es la sensación de estar haciendo algo que no deberíamos hacer. La tentación de lo prohibido.

¿Por qué el sexting genera polémica?

El problema del sexting es que aquello que se sube a la nube nunca desaparece, aunque ya no seamos capaces de verlo. También está el hecho de que una vez que compartes ese mensaje, pierdes el control sobre qué se hace con él. No puedes saber al 100% que esa persona a la que se lo has enviado no lo utilizará en tu contra en algún momento.

El principal tema polémico está en el hecho de que por lo menos un 60% de personas entre los 14 y los 25 años de edad han enviado por lo menos una vez en sus vidas, un contenido sexual a través de su teléfono u ordenador. La clave está en todo ese número de personas que son menores de edad.

Cuando el sexting se hace entre menores de edad y después una de las partes lo difunde, se está incurriendo en varios delitos, como posesión de pornografía infantil, distribución de pornografía infantil y delitos contra los derechos de imagen e intimidad.

A parte de los delitos que pueda cometer la persona que difunde sin permiso, están las consecuencias que sufre la víctima. La exposición pública puede suponer bullying y acoso tanto en su entorno personal como en internet, sentimientos de vergüenza y culpabilidad, trastornos de ansiedad o depresión, aislamiento, etc.

Diferencia entre sexting y “dickpics”

Algo que hay que tener en cuenta es que el sexting no tiene nada que ver con las infames “dickpics”. Aunque ambas prácticas pueden incluir enviar fotografías de los genitales, hay una diferencia crucial entre ambas: En el sexting, hay consentimiento por ambas partes, incluso si solo una de ellas es la que envía los mensajes y fotos.

amy schumer dick picks

En cambio, las “dickpics” son fotografías de genitales (por lo general masculinos, de ahí el nombre) que se envían sin que la persona que las recibe las haya pedido. Es que, sin venir a cuento, un comentario del tipo “he visto tu foto y me has parecido guapa” vaya seguido de una fotografía de un pene que no conoces de nada y que no has pedido conocer.

Consejos para practicar sexting seguro

A pesar de todos sus riesgos, el sexting es una práctica sexual como otra cualquiera que puede ser muy divertida y erótica si se hace tomando las debidas precauciones y con un poco de cabeza.

sexting en la vida real

No lo hagas si eres menor

Como ya hemos comentado antes, el riesgo y las consecuencias son aún mayores si eres menor de edad. Tus imágenes podrían acabar en manos de gente peligrosa, más allá del acoso que pudieses sufrir desde Internet o por parte de círculos cercanos. Desconfía de quien te pida fotos y vídeos íntimos, especialmente si es alguien que no conoces en persona y en profundidad. Ya tendrás tiempo de hacerlo más adelante.

Sexting con confianza

El sexting más seguro es aquel que se practica dentro de una relación estable como parte del juego entre dos personas que tienen confianza plena y desde hace tiempo. ¿Existe el riesgo de cyberhacking? Bueno, sí. Pero si no eres un personaje público o famoso, las posibilidades de que alguien esté interesado en perder el tiempo en hackearos a ti o a tu pareja son limitadas, porque el beneficio que puedes sacar es bastante menor.

No hace falta que llevéis 10 años casados, pero sí es muy recomendable que tengáis confianza absoluta (que no ciega). No vale el sentimiento de estar super enamorada/o. Que te hayan demostrado con hechos que son de fiar.

Más adelante haremos otro post en el que entraremos en detalle sobre todas las posibilidades que tiene el sexting como juego erótico dentro de la pareja.

No utilices redes sociales para sexting

Snapchat es una de las redes sociales que podéis sentiros tentados a utilizar, por la idea de que las imágenes tienen una duración limitada y después se “destruyen”. Pero no olvidéis que se pueden hacer capturas de pantalla de forma igual de rápida o incluso se pueden hacer fotografías desde un segundo teléfono.

Una de las mejores aplicaciones para hacer sexting es Telegram, porque ofrece muchas opciones de seguridad como programar la destrucción de los mensajes, chats encriptados y alertas de capturas de pantalla.

No muestres rasgos identificativos

Evita mostrar en las imágenes rasgos con los que se te pueda identificar. Tu cara, tus ojos, tus labios, tatuajes, cicatrices, marcas de nacimiento o pecas… De la misma manera, asegúrate de que nada de tu entorno delata dónde estás o quien eres. Si no muestras ningún rasgo identificativo, pero al fondo de la imagen se ve un marco con una foto de ti con tu abuela, el riesgo es el mismo o incluso mayor.

Piénsatelo bien antes de darle a enviar

Como hemos comentado antes, el sexting puede subir mucho la temperatura y aumentar enormemente el deseo sexual. Pero es importante que antes de lanzarte a enviar contenido subido de tono, te pares a pensar. ¿Confías en la otra persona? ¿De verdad quieres hacer esto o te están presionando un poco? ¿Te sientes 100% a gusto conociendo los riesgos?

Al ser a distancia, siempre tienes la opción de controlar tu libido dos minutos y considerar lo que estás a punto de hacer o enviar. Valora los riesgos y jamás hagas algo de lo que no te sientes completamente segura.

amy schummer cute sexting

Recordad siempre que el sexo seguro y con cabeza es el más divertido de todos.