Sexo durante el embarazo

Si estás embarazada o planeas estarlo en un futuro no muy lejano, seguramente tendrás dudas sobre qué va a pasar con tu vida sexual durante el embarazo. ¿Puedes seguir teniendo sexo? ¿La penetración hará daño al bebé? ¿Y cómo vas a hacerlo cuando tengas la tripa tan redonda que no te veas los pies?

Ante todas estas dudas, es posible que sientas la tentación de renunciar del todo al sexo durante el embarazo. Pero estamos aquí para asegurarte de que no hay ninguna necesidad. Es más, te recomendamos que mantengas una vida sexual regular durante esta nueva etapa de tu vida.

tener sexo durante el embarazo

Qué pasa con el sexo durante el embarazo

Los embarazos normales en los que no se esperan complicaciones son totalmente compatibles con seguir teniendo una vida sexual satisfactoria.

En el caso de que el embarazo sea de riesgo es imprescindible consultar con el ginecólogo. Si hay riesgo de aborto, hemorragias, enfermedades, incompetencia cervical, etc, este artículo no es para ti y lo mejor que puedes hacer es seguir las indicaciones de tu médico al pie de la letra.

Resuelve tus dudas sobre el sexo durante el embarazo.

¿Puedo llegar a tocar al bebé durante la penetración?

La respuesta es no. Tu bebé está a salvo de recibir golpes inesperados. El pene no llega tan profundo. Además, el líquido amniótico protege a los fetos de lesiones e infecciones así que puedes practicar sexo durante el embarazo con total tranquilidad.

¿Puedo dejar de utilizar preservativo durante el embarazo?

Si empleáis el preservativo como método anticonceptivo, sí. Si lo utilizáis porque uno de vosotros tiene o podría tener una infección de transmisión sexual, entonces tenéis que seguir usándolo.

¿Me dolerá si tengo sexo durante el embarazo?

No tiene por qué. En algunas de las etapas tendrás que adaptar las posturas para que sea más cómodo. Y si tienes miedo por ti o por tu bebé, seguramente tendrás problemas de lubricación y otras reacciones físicas que harán que te sea más incómodo.

Relájate y permítete disfrutar y descubrirás que no hay ningún problema.

¿Estar embarazada me hará perder el deseo?

Puede que sí pero también se puede dar el caso contrario y que tu deseo sexual aumente considerablemente. En cualquier caso es resultado de la producción hormonal durante este periodo. Si tu deseo sexual aumenta, puedes satisfacerlo como quieras. Si tu deseo sexual disminuye durante el embarazo, siempre puedes trabajarlo para no perderlo del todo.

¿Puedo usar juguetes sexuales?

Por supuesto. Mientras sigas las indicaciones de tu médico y mantengas tus juguetes bien limpios y desinfectados, puedes utilizar juguetes sexuales de toda clase: succionadores, dildos, vibradores… Ni tu pareja ni tú tenéis por qué privaros del disfrute.

vibrador de clitoris satisfyer

¿Hay beneficios de tener sexo durante el embarazo?

Si tu embarazo es sin riesgo, sí. Hay muchos beneficios de mantener una vida sexual regular y plena durante este periodo de tiempo.

  • Descansar mejor: No es ningún secreto que durante el embarazo el sueño se puede trastocar un poco. La oxitocina y la dopamina que se liberan durante el sexo, ayudarán a que duermas mejor.
  • Disminuye el riesgo de lesión y mejora la recuperación: El sexo con penetración y los orgasmos tienen efectos beneficiosos sobre la fortaleza del suelo pélvico y la elasticidad de la vagina. Ambos factores son importantes a la hora de tener un parto sin lesiones y una recuperación más rápida y exitosa.
  • Aprovecha los cambios de tu cuerpo: Durante el embarazo, tu cuerpo va a cambiar. Es probable que tus pechos aumenten y que ganes curvas pero, además, las hormonas van a hacer que seas más sensible, no solo emocionalmente sino a las sensaciones físicas. Aprovecha todo esto para disfrutar al máximo de tu sexualidad y explorar estas nuevas características.
  • Se fortalece la relación con tu pareja: Tener un bebé es un cambio radical en la vida de una pareja. De pronto, muchas cosas que antes eran prioridades pasarán a un segundo plano. Pero cuidar de vuestra relación es tan importante como siempre y mantener la regularidad en las relaciones sexuales fortalecerá la idea de que estáis en esto juntos y que seguís tan unidos como siempre.
  • Aumento de autoestima: Los cambios físicos unidos a los hormonales y a los de las rutinas pueden tener un impacto negativo en tu autoestima. Seguir teniendo relaciones sexuales mejorará tanto tu deseo como tu convicción de que eres deseada.
  • Estimulación del parto: Si ya has salido de cuentas y parece que el pequeño se está retrasando, tener sexo puede ayudar a estimular el parto (siempre y cuando tengas la recomendación de tu tocólogo).

La atracción sexual y romántica durante el embarazo

Como ya hemos mencionado, la persona embarazada va a sufrir muchos cambios tanto físicos como emocionales. No es raro que entre las responsabilidades, las preocupaciones, las hormonas y el rápido cambio de imagen se produzca una bajada de la autoestima y la confianza.

Por eso es muy importante cuidar de la pareja. Sí, vuestro futuro hij@ es la prioridad, pero también lo es vuestra relación.

Si te preocupas por mimar a tu pareja, piropearla, decirle cosas bonitas y tener detalles agradables, vuestra relación se verá reforzada.

La barriga no tiene porque ser un estorbo. Es más, se puede jugar mucho con ella (con delicadeza, claro está). Bésala, acaríciala, haz listas de nombres sobre tu piel con un bolígrafo de chocolate y luego lámela, o hazle masajes con aceites y cremas hidratantes que no solo son muy agradables sino que ayudan a prevenir las estrías.

pintura comestible

Si vuestra relación no se basa solo en la atracción física, seguro que no será difícil encontrar cosas divertidas que hacer juntos a parte de tener relaciones sexuales.

Las mejores posturas y consejos para tener sexo durante el embarazo.

Dependiendo de la fase del embarazo en la que estés, algunas posturas y prácticas serán más recomendables y apetecibles que otras.

Para empezar, durante el primer trimestre del embarazo, podéis seguir teniendo relaciones sexuales con normalidad a no ser que el médico haya especificado riesgo de aborto.

Sin embargo, es el periodo que más incertidumbre causa y en el que los miedos y las dudas estarán más a flor de piel. Además, es posible que las náuseas y el malestar te quiten un poco las ganas pero recuerda que es importante no descuidar a tu pareja y que el deseo llama al deseo. Cuanto más lo practiques, más ganas tendrás. Podéis recurrir al sexo oral y a la estimulación clitorial para encender esa pasión o si queréis probar alguna postura, os recomendamos el triángulo.

En el segundo trimestre es cuando se producen los cambios hormonales más notables y es posible sentir un aumento del deseo que previamente había disminuido, aunque cada caso es individual.

Pero como ya se empieza a notar la tripa es probable que ya no estéis tan cómodos en cualquier postura. Algunas de las posturas más recomendadas para esta etapa son:

La cucharita

La cucharita es cómoda, tierna, íntima y permite una penetración controlada sin que la barriga se ponga por en medio. Para mejorar la estimulación clitoriana, podéis utilizar un succionador o una bala vibradora.

postura sexual la cucharita

La cucharita de frente

Otra postura muy sencilla y muy cómoda aunque en este caso sólo es factible en los meses en los que la barriga aún no sea prominente. La ventaja de esta es que podéis miraros a los ojos y besaros laaaargamente todo lo que queráis.

postura sexual cucharita de frente

La plegaria

La plegaria es como un perrito pero las rodillas no se sitúan justo debajo de la cadera sino un poco más atrás y un poco más separadas. Con las manos también ligeramente más extendidas hacia delante, evitarás comprimir el abdomen sin dejar de estar cómoda. En esta postura también podéis aumentar las sensaciones con algún juguete sexual como un anillo vibrador.

La plegaria

La amazona relajada

Si a ti lo que te gusta es estar encima, la amazona relajada es una postura perfecta. La barriga no se pone en medio pero al apoyarte sobre tus manos, tendrás que hacer menos fuerza con el abdomen y las piernas. Esta postura es genial para estimular el clítoris y controlar el ritmo y la intensidad de la penetración a tu gusto.

postura sexual amazona relajada

Para terminar, en el tercer trimestre es probable que una vez más, pierdas el deseo sexual. La tripa empezará a pesar y será más incómodo moverte. Algunos especialistas recomiendan directamente dejar de tener relaciones sexuales a partir de las 38 semanas porque es más probable que se convierta en algo doloroso o según en qué casos, adelante el parto.

Pero si aún así tienes ganas de mambo, aún hay cosas que puedes hacer. Recuerda que el sexo no es coito y que masturbaros en pareja (por poner un ejemplo) es igual de placentero e íntimo. Si bien la penetración y el sexo muy intenso ya no están recomendados, podéis utilizar juguetitos que estimulen el clítoris y dedicaros sesiones largas y pausadas en las que las caricias y los mimos sean protagonistas.

 

Como puedes ver, el embarazo no significa que tengas que renunciar a tu vida sexual durante nueve meses enteros. Disfruta de este periodo en toda su plenitud.