Razones para llevar lencería sexy

Lo sabemos. Sabemos que a veces nos da muchísima pereza gastarnos el dinero en y vestirnos con lencería erótica. ¿Para qué, si me va a durar puesta dos minutos? Es lo que pensáis muchas de vosotras.

Desde Lilith Room queremos sacaros de vuestro error y ofreceros todos los motivos por los que, no solo deberíais poneros lencería sexy a la hora de tener relaciones, sino todas las ventajas de incluirla en vuestro vestuario diario.

lenceria erotica chica enseñando conjunto rojo

¿Por qué deberías llevar lencería sexy?:

Porque expresa tu lado más femenino: A la mayoría de las mujeres, seamos como seamos, nos gusta, por lo menos de vez en cuando, entrar en contacto con nuestro lado más femenino y seductor y descubrir hasta dónde podemos llegar con él. La lencería sexy es el canalizador de feminidad por excelencia.

Porque te hace sentir más confiada: No tenemos porcentajes ni datos científicos, pero creemos que es evidente que cuando te miras delante del espejo con un sujetador de encaje y un tanga a juego te sientes capaz de seducir a cualquiera. Si es que te queda de miedo, ¿quién se va a poder resistir?

Porque mejora tu autoestima: Os retamos a negar que en el momento en el que os veis más sexys y más deseables os sentís automáticamente también más seguras y más capaces de todo. Hay muchos factores que afectan a la autoestima y sentirse deseable es, sin duda, uno de ellos.

Porque aumenta tu libido: Saber lo que llevas puesto debajo de la ropa, aumenta tu excitación y te hace sentir más ganas de enseñárselo a alguien. Por supuesto que te lo pones para ti, pero si lo puedes compartir con alguien, mejor que mejor. Que admire lo fabuloso que es tu cuerpo además de tu mente.

Porque te sienta genial: La lencería erótica bien elegida realza todo lo bueno y disimula todo lo menos bueno (porque malo no tienes nada). Sube pechos, realza curvas y dirige la atención hacia donde nosotras nos interesa.

Porque insinuar es mejor que enseñar: Tampoco tenemos datos científicos sobre esto, pero sabemos con seguridad que lo prohibido, lo que se asoma pero no se ve, nos llama mucho más la atención que lo tenemos justo delante de nuestras narices. Por lo tanto, taparte un poco pero no del todo, es la clave para aumentar el deseo hasta niveles insospechados.

Porque crea un ambiente especial: Los hombres, especialmente, son muy visuales. Sus niveles de excitación tienden a subir cuando ven algo que les gusta. Y la lencería erótica está en el imaginario colectivo de fantasías eróticas. Además, dará la sensación de que te estás currando el encuentro y quieres que sea especial, lo cual siempre da una buena impresión.

Porque eres fantástica y te lo mereces: Y punto.

modelo plus size lencería sexy

Tipos de lencería erótica:

Hay miles de posibilidades en cuanto a la lencería erótica y esa es otra de las ventajas de llevarla: que puedes expresar tu personalidad erótica a través de ella de la misma manera que lo haces con tus camisetas o tus zapatos.

Lencería sensual: Esta es la clase de lencería exótica más común. Son los conjuntos de sujetadores y culottes, tangas o bragas, fabricados con telas suaves, transparencias, rejillas y encajes. Se parecen bastante a la lencería del día a día pero son mucho más sexys que los que te compras en el Primark. Es genial porque puedes ponértela cada día, para ir a trabajar a una fábrica o para ir a comer a casa de tu abuela y te sentirás absolutamente arrebatadora igualmente.

lencería sexy

Corpiños y corsés: Estos igual no te los pondrías en el día a día porque son un poco más incómodos de llevar muchas horas. Lo que sí hacen es añadir un extra súper picante a tus noches de pasión. Los corpiños insinúan y perfilan tu figura y los corsés despiertan la pasión de cualquiera porque están asociados con el BDSM.

Lencería sexual: Esta clase también se parece bastante a la lencería diaria con la diferencia de que suele tener aberturas en lugares estratégicos. Aunque este tipo de lencería tampoco es la más cómoda para llevar por la calle, sí que es estupenda para las relaciones sexuales. Sus aberturas en zonas de pezones y vagina, permiten el juego y la penetración sin necesidad de quitarse nada. Sexy ¿verdad?

tanga con abertura de obsessive

Bodys, catsuits, etc: Son los más asociados a las prácticas de dominación y sumisión, tanto para hacer el rol de sumisa como para el de ama. Son piezas de cuerpo completo en materiales como encaje, redecilla, latex o cuero. Una opción genial si te apetece sorprender con algo nuevo e inesperado. O también si lo vuestro es el BDSM.

Todas estas opciones se pueden combinar con accesorios como medias, ligueros, antifaces y otros juguetes eróticos con los que podéis pasar una noche inolvidable… o muchas.