Qué es el Punto P y qué hacer con él

¡Ah! ¿Pero que también existe un Punto P?

Pues sí, amigos y amigas. El mundo de los puntos erógenos podría abarcar todo el alfabeto si nos apeteciera porque, total, cada persona vive su sexualidad de formas diferentes. Pero la existencia del Punto P está fuera de debate. Sí, existe y os vamos a enseñar qué podéis hacer con él.

connor punto p

 

¿Qué es el punto P?

El punto P es un punto erógeno en el cuerpo del hombre capaz de hacerles sentir orgasmos más intensos que los que tiene por la estimulación del pene.

Se le llama punto P porque está situado en la próstata y la razón por la que es tan erógeno es porque cuenta con un montón de terminaciones nerviosas que hacen de este, un punto muy sensible.

Con una buena estimulación del punto P, los hombres pueden alcanzar orgasmos hasta 10 veces más potentes que lo que experimentan a través de la estimulación del pene. Algo muy parecido al orgasmo femenino.

 

 

¿Cómo se accede al Punto P?

Puedes encontrar el punto P desde el exterior o desde el interior, aunque la segunda es mucho más intensa que la primera.

Para jugar con el punto P desde el exterior, debes localizar la próstata en la zona entre los testículos y el ano. Coloca un par de dedos y al presionar con suavidad, notarás un pequeño bulto similar en tamaño a una almendra. Esa es la próstata y el punto que debes acariciar y masajear para proporcionar a compañero un placer muy diferente al que está acostumbrado.

Para estimularlo de una forma más directa, el Punto P se sitúa a unos 5 centímetros hacia el interior desde el ano, en la cara del abdomen. Notarás que tiene un tamaño similar al de una castaña y que en cuanto empieces a tocarlo, tu compañero comenzará a sentir una gran excitación.

 

¿Qué hago para estimular el Punto P?

Un masaje en el punto P es una forma fantástica de conseguir un orgasmo impresionante y se puede realizar tanto a otra persona como a ti mismo.

Se trata de una zona altamente sensible, de forma que, al igual que con el clítoris, hay que tratarla con delicadeza y mucho mimo para obtener las sensaciones más placenteras.

Empieza de forma indirecta, acariciando la zona del perineo, entre los testículos y el ano. Comienza con un ritmo pausado y aumenta poco a poco la intensidad. Puedes aprovechar para jugar también con la zona del ano y alargar estos preliminares tanto tiempo como quieras y sea necesario.

Después y empleando siempre un lubricante anal (son más densos y duran más que los lubricantes vaginales y los de base de agua) pasa estimular la entrada del ano con suavidad, introduciendo la punta de los dedos apenas un centímetro y con mucha delicadeza.

A pesar de emplear caricias muy suaves, notarás que la excitación va en aumento, debido tanto al factor psicológico como al contacto físico.

Finalmente, puedes pasar a introducir más los dedos y localizar el punto P. La forma más fácil de estimularlo es dando suaves toquecitos con el dedo índice, recordando siempre que se trata de un punto de extrema sensibilidad.

La estimulación del punto P también se puede hacer mediante vibradores especializados y fundas de dedos con diferentes texturas.

american pie punto p orgasmo masculino

Es importante mantener una buena higiene tanto de las manos como de la zona del ano antes y después de la masturbación, así como de los juguetes que se vayan a utilizar.