¿Qué es "Masturdating"?

Seguro que oyes “masturdating” y lo primero que piensas es “La gente ya no sabe qué palabra en inglés inventarse”. Y no te vamos a mentir, un poco de razón tienes.

Pero como alguien ha decidido ponerle nombre a esta práctica tan interesante, nosotras vamos a explicarte en qué consiste. Para que, por lo menos, sepas de qué va la cosa.

¿Qué es el “Masturdating”?

El término viene de las palabras inglesas “Masturbation” (Masturbación) y “Date” (cita).

Con esta información, podrías pensar que consiste en quedar con otra persona para masturbaros mutuamente. ¡Pero no! No tiene nada que ver. Bueno, tiene que ver solo un poco.

Practicar el “Masturdating” consiste en, sencillamente, tener citas con nosotros mismos. El objetivo del “Masturdating” es que aprendamos a disfrutar de nuestra propia compañía, a pasarlo bien aunque estemos solos.

Ten citas contigo misma de forma "no irónica"

La importancia del “Masturdating”

Hay a quien le parecerá un poco narcisista, eso de organizar citas con una misma. Pero desarrollar un amor propio sano es crucial para después tener relaciones con otras personas. No solo en el ámbito romántico sino en las amistades e incluso en las relaciones profesionales.

No se trata de creernos las más guapas o las mejores en todo, pero si de querernos a nosotras mismas, con nuestros defectos y nuestras virtudes.

No es por nada que en los últimos tiempos se estén poniendo de modas prácticas como el “selfcare”, el “slow food” o el “slow sex”. Cuidarse a uno mismo, reservar un espacio y un tiempo para cuidarse y disfrutar de algo sin prisas y sin pensar en el qué vendrá después, cobran importancia en un mundo que cada vez va más deprisa y nos exige más.

¿Cómo nos ayuda el “Masturdating”?

Piénsalo de esta forma: Para que las relaciones sean felices y duren mucho a lo largo del tiempo, hay que cuidarlas. Invertimos tiempo y cariño en que nuestra pareja se sienta querida, en que no se aburra, en apoyarla y demostrar lo mucho que nos importa. Para todo esto, organizamos cenas románticas, planes diferentes, hacemos regalos y vamos a citas divertidas solo con nuestra pareja.

El Masturdating consiste en hacer todo esto, pero para cuidar tu relación contigo misma. Si pasar tiempo de calidad con amigos, familiares y pareja es importante, también lo es dedicar algo de tiempo bien aprovechado contigo misma.

¿En qué se diferencia el “masturdating” del “selfcare”?

Podríamos incluir “masturdating” como una práctica dentro del “selfcare”. Al fin y al cabo, cuenta como “selfcare” todo aquello que hagamos para cuidar de nosotras mismas y sentirnos bien y a gusto.

Pero mientras el “selfcare” es un término general que incluye muchas actividades variadas, “masturdating” es algo mucho más concreto.

La cuestión del “masturdating” es que planifiques una cita contigo misma con tanto cariño e interés como lo harías para otra persona. Piensa en cualquier actividad que te resulte divertida o entretenida: Ir a un restaurante que te mueres por probar, al cine a ver esa película que no quieres perderte bajo ningún concepto, a hacer una excursión por la montaña, un fin de semana en la playa…

Cualquier plan que vayas a disfrutar, organízalo de la misma forma que lo harías si fueses a hacerlo en pareja. Dedica tiempo a elegir dónde vas a ir, qué vas a hacer, qué ropa te vas a poner…

Es posible que algunos de estos planes que son en público, no te resulten tan atractivos si tienes que hacerlos sola. Quizá cenar sola en un restaurante te dé reparo, porque piensas que la gente te va a mirar y a juzgar.

Como todo, el "masturdating" requiere práctica, especialmente la parte en la que tenemos que aprender a olvidarnos de los demás y del qué dirán y concentrarnos en disfrutar nosotras. Ve a tu ritmo y enfrentándote a ellos poco a poco te librarás de los miedos que te frenan.

Tú cuando te ves en el espejo antes de tu cita contigo misma

Todo esto está muy bien pero ¿y la parte de la masturbación?

La verdad es que en este caso “masturbación” es más bien una metáfora que se refiere a ese espacio privado y ese tiempo de calidad para nosotras mismas.

Eso sí, es tu cita y tú decides cómo acaba. Si te lo has trabajado bien y has puesto el esfuerzo, nadie te impide acabar la cita con un final muy feliz y íntimo ¿verdad?

O también puedes planificar una cita erótica contigo misma de la misma forma que lo harías para tu pareja. Prepara el ambiente, ponte tu mejor conjunto de lencería sexy, pon música ambiente y regálate la compañía de tu juguete erótico preferido.