Qué es la anorgasmia femenina

Si nunca has sufrido este problema, resultará difícil imaginarlo, pero casi un 30% de las personas con vagina del mundo tienen problemas para experimentar el orgasmo. Muchas de ellas, no han tenido un orgasmo nunca.

 

¿Cómo es esto posible?

La anorgasmia femenina es un trastorno o disfunción sexual mucho más común de lo que nos gusta reconocer. Pero, por suerte, tiene solución. Sigue leyendo para descubrir exactamente qué es la anorgasmia femenina y qué hacer si la estás sufriendo.

¿Qué es la anorgasmia femenina?

Se conoce como anorgasmia femenina a la incapacidad de una mujer o persona con vagina para llegar al orgasmo incluso si la estimulación sexual ha sido normal y placentera.

Es decir, que incluso si estás disfrutando del encuentro sexual y te estás estimulando de la forma que te gusta, el orgasmo no llega por mucho que lo intentes.

Cuáles son los tipos de anorgasmia.

  • Anorgasmia primaria: Cuando nunca, ni con sexo ni con masturbación, has alcanzado el orgasmo.
  • Anorgasmia secundaria: Cuando sí tenías orgasmos pero, por el motivo que sea, has dejado de tenerlos.
  • Anorgasmia absoluta: Una persona que no es capaz de llegar al orgasmo con ningún tipo de estimulación.
  • Anorgasmia relativa: Una persona que no puede llegar al orgasmo con un tipo de estimulación concreta, por ejemplo, con la penetración.
  • Anorgasmia situacional: Cuando sólo puedes alcanzar el orgasmo cuando se dan unas circunstancias muy concretas.

Las causas de la anorgasmia femenina

Causas Psicológicas:

  • Educación sexual insuficiente: Si te han enseñado a asociar el sexo con algo malo o sucio, es muy probable que la barrera psicológica te esté impidiendo disfrutar al máximo. También es posible que desconozcas tu cuerpo y tus preferencias, por culpa del estigma que existe alrededor de la masturbación femenina, con lo cual eres incapaz de guiar a tu pareja correctamente.
  • Enfermedades mentales, estrés y otras preocupaciones: Tener un millón de cosas en la cabeza no va a ayudar a que te concentres en lo que estás haciendo en ese momento y mucho menos a que alcances el orgasmo. Antes de tener relaciones sexuales, procura estar relajada y haber lidiado con aquello que más te estuviese preocupando. Así mismo, enfermedades como la depresión o la ansiedad pueden reducir e incluso hacer desaparecer tanto tu deseo como tu capacidad para tener orgasmos.
  • Relaciones sexuales pasadas traumáticas: Si tus experiencias previas no han sido buenas o incluso te han causado dolor, (físico, psicológico o ambos), es normal que las relaciones sexuales y el placer sean más complicadas para ti.
  • Autoestima: Hay que quererse a una misma. Una imagen negativa de tu cuerpo y de tu persona siempre serán un obstáculo para que disfrutes plenamente de las relaciones sexuales.
sailor moon autoestima soy fabulosa

 

Causas Físicas

  • Medicamentos: Algunos medicamentos como los ansiolíticos, los antidepresivos o incluso algunas píldoras anticonceptivas, pueden reducir o hasta anular, el deseo sexual. Y si sientes menos deseo, es menos probable que llegues al orgasmo.
  • Problemas anatómicos: Si sufres alguna trastorno o anomalía física en el útero, la pelvis o el clítoris, esta puede ser la causa de la anorgasmia. La ablación del clítoris (clitoriectomía), por ejemplo, tiene como consecuencia la incapacidad para llegar al orgasmo.
  • La menopausia: Los efectos de la menopausia, como la sequedad vaginal y el cambio hormonal, pueden producir anorgasmia y falta de deseo.
  • Alcohol y drogas: Las drogas y el alcohol afectan al sistema nervioso central y al autónomo. Esto afecta a las respuestas sexuales negativas, provocando tanto disfunción eréctil como anorgasmia.

Cómo superar la anorgasmia

Se entiende como orgasmo o clímax a las contracciones rítmicas de los músculos genitales, que vienen de la mano de una sensación de placer y relajación que se extiende por todo el cuerpo.

Es el cerebro el que controla esta sensación de placer, a través del sistema nervioso involuntario. Para superar la anorgasmia, por lo tanto, es importante librarse de los impedimentos psicológicos. Para esto, siempre viene bien consultar con un psicólogo o un sexólogo profesional que te ayude a encontrar la raíz del problema y te de soluciones específicas.

También hay algunos “ejercicios” que puedes realizar en tu casa por tu cuenta, para superar la anorgasmia femenina.

Ejercicios de respiración y relajación

Como hemos comentado, una de las causas de la anorgasmia puede ser el estrés o la ansiedad. Dedicar un tiempo a hacer ejercicios de control de la respiración te ayudará a tener la mente más despejada. También puedes hacerlos durante la relación sexual, para mantener la concentración donde debe estar. Si sientes que se te está yendo la cabeza a otras cosas, céntrate en tu respiración y en hacer inspiraciones y exhalaciones profundas. De esta forma, no solo volverás al momento, sino que enviarás más oxígeno a tus genitales.

Preliminares y más preliminares

Cuanto más excitada estés, más fácil será llegar al orgasmo. Y para aumentar la excitación no hay nada como unos preliminares laaarggooos. Échale imaginación, utiliza juguetes eróticos, accesorios, juegos de rol, de restricción. Intenta evitar estimular los genitales durante tanto tiempo como sea posible… Cualquier cosa que haga subir tu temperatura hasta que estés al límite.

Ejercicios de suelo pélvico

Fortalecer tus músculos pélvicos tiene más de una ventajas y una de ellas es la de mejorar tu lubricación natural y la sensibilidad de las paredes vaginales. Puedes utilizar bolas kegel para mejorar con más rapidez.

bolas kegel OVO L3

Bálsamos y lubricantes estimuladores

Hay muchos lubricantes, aceites y  bálsamos que utilizan ingredientes afrodisíacos o juegan con la temperatura para aumentar la excitación, estimulando los genitales.

El orgasmo no es el objetivo

Es importante que no te obsesiones con llegar al orgasmo. Cuanto más lo pienses, más difícil te resultará alcanzarlo. Ponerte el orgasmo como objetivo solo conseguirá que te agobies cuando tardes en alcanzarlo.



Disfruta del momento y regodéate en el placer presente. El único objetivo del sexo, es que lo disfrutes.