Pros y contras del sexo con y sin amor

Cualquiera de las dos opciones es igual de válida. Hay quien no puede concebir el sexo sin amor y no le ve ningún atractivo. Otras personas consideran que el mejor sexo se tiene cuando no hay compromiso.

Acompáñanos mientras exploramos las dos opciones y analizamos cuáles son los pros y los contras de cada una.

El sexo con amor

Cuando se trata de amor y sexo, podemos incluso dividirlo en dos: El sexo que tenemos durante la fase del enamoramiento y el que tenemos después, cuando la relación está establecida.

Pros del sexo con amor

Mucha gente opina que el sexo durante el enamoramiento es el mejor que se puede tener. Es cuando tenemos las hormonas a flor de piel, el deseo sexual en su pico máximo y se añade además la excitación de descubrir a la otra persona por primera vez.

Más adelante, cuando la pareja es más estable, la confianza, la ternura y la sensación de seguridad son lo que le dan todo lo bueno al sexo con amor.

El sexo con amor es una forma de conexión profunda con otra persona, tanto emocional como físicamente. Hay algo muy bonito en saber a la perfección cómo despertar los sueños más húmedos de otra persona, cuáles son sus puntos más sensibles y qué es lo que les da más placer.

Con una pareja que ya conocemos, nos sentimos menos vulnerables, más confiados y por lo tanto también más dispuestos a probar nuevas experiencias. Usar juguetes eróticos, probar juegos de rol o aventurarse con el bondage básico, será más cómodo y más placentero si hay confiáis el uno en el otro.

Contras del sexo con amor

Caer en la rutina es el mayor enemigo del sexo con amor. Si con el paso del tiempo se pierde la pasión, relegada a un segundo plano por culpa del resto de obligaciones de la vida, el amor puede verse también afectado.

Cuando se ha superado la fase de enamoramiento y ese deseo incandescente empieza a ser más sosegado, hay que trabajar unidos para que la llama no se extinga. Y ese es un esfuerzo que algunas personas no sabrán o no estarán dispuestas a hacer por lo que hay muchas posibilidades de que la pareja se rompa.

El sexo sin amor

También hay varios tipos de sexo sin amor. Puedes optar por los “one-night-stands” o rollos de una noche, los “amigos con derechos” o las “llamadas urgentes”, son algunas de las formas en las que puedes disfrutar del sexo sin compromiso.

Ventajas del sexo sin amor

El sexo sin amor tiene muchas ventajas. Proporciona una sensación de mayor libertad e independencia. Si eres una persona con objetivos más personales y profesionales y no quieres cambiar tu estilo de vida y seguir haciendo tus planes de forma independiente, el sexo casual es una opción ideal para tener una vida sexual plena.

Además, si tienes éxito con regularidad, es un chute de autoestima. Te hace sentir deseable, no solo por una persona sino por varias y eso nos gusta a todos.

Como la idea es que no se vuelva a repetir, el sexo casual suele ser apasionado, porque sacamos todo nuestro arsenal erótico para disfrutar al máximo del encuentro.

Desventajas del sexo sin amor

No todo es bueno con el sexo sin amor. Para empezar, hay un pequeño factor de riesgo: La otra persona es una desconocida y no sabes cuáles son sus verdaderas intenciones. Avisar a alguien de a dónde vas y con quién no es una mala idea.

Con el sexo casual nunca sabes lo que te va a tocar. Puedes tener suerte y disfrutar de un encuentro muy satisfactorio o puede que descubráis que no tenéis ni pizca de química y la noche acabe en desastre. Al fin y al cabo, no todas las personas son iguales ni disfrutan de la mismas prácticas eróticas.

También se puede dar el caso en el que no tengas tanto éxito en tus ligues como esperabas y eso te provoque una bajada de autoestima. Hay que prepararse mentalmente para el rechazo y equilibrar tus expectativas.

Y, por último, los sentimientos son incontrolables. Si te encuentras con alguien que te gusta más de lo esperado te arriesgas a que esa persona no esté interesada en explorar ser algo más. O al revés. Que la otra persona quiera repetir y a ti no te apetezca.

 

Como todo en esta vida, nada es 100% bueno o 100% malo. E igual que sucede con el deseo sexual, tus preferencias pueden variar. Quizá ahora mismo atravieses una etapa en la que pensar en tener una relación estable es como pensar en ponerte una soga al cuello pero dentro de unos años estés deseando encontrar a tu “alma gemela”.

Elijas las opción que elijas, lo importante es que lo disfrutes porque eso es lo que quieres y tú y no porque crees que los demás esperan de ti. Todavía hay un estigma social flotando en el aire que nos dice que las mujeres tenemos que desear el sexo con amor y los hombres el sexo casual. Eso es mentira. Te identifiques como te identifiques, puedes elegir el tipo de sexo que mejor se adapte a tus necesidades, mientras lo hagas de forma segura y te haga feliz.

¡Cuéntanos en los comentarios que opción disfrutas tú más!