Problemas sexuales en la menopausia

No es ningún secreto que se producen muchos cambios con la llegada de la menopausia. La reducción de estrógenos afecta al cuerpo, las emociones y también la vida sexual.

El sexo y la menopausia no son incompatibles en absoluto. De hecho, mantener una vida sexual saludable y activa puede ayudar a acabar con algunos de los desagradables sentimientos que aparecen durante esta etapa. Por ejemplo la idea de que te has hecho vieja o que ya no eres deseable porque tu cuerpo ha cambiado.

Si quieres saber cómo superar los problemas sexuales en la menopausia, quédate por aquí.

Toma ejemplo de Grace y Frankie

Efectos de la menopausia sobre la sexualidad

Los cambios hormonales durante este periodo de la vida generan una serie de síntomas, algunos de ellos muy conocidos y otros no tanto.

Sofocos, sudoración excesiva, sensación de mareo, trastornos del sueño, jaquecas y migrañas… Además de que puedes encontrarte más irritable, cansada y susceptible.

Ya sólo con todos estos síntomas, es normal que el deseo sexual disminuya. Es normal que no tengas muchas ganas de hacer nada, la verdad.

Está bien permitirse días así y tampoco es cuestión de que te fuerces a hacer nada que no te apetezca. Pero recuerda que el deseo llama al deseo y que está en tu mano que no se convierta en un círculo vicioso.

Para romper el ciclo puedes leer algún libro erótico, tener una cita romántica con tu pareja, masturbarte con algún juguete sexual que llame tu atención… Puede que al principio no te apetezca y encuentres un millón de excusas para dejarlo para otro día. Pero te garantizamos que un pequeño esfuerzo trae muchos beneficios.

En serio, tienes que ver esta serie. No es erótica pero te reirás un montón.

Problemas sexuales en la menopausia y cómo superarlos

Además de la pérdida de deseo sexual que deriva de los cambios emocionales, también se producen algunos cambios físicos que pueden afectar a tu vida sexual durante la menopausia.

Sequedad vaginal

Con la llegada de la menopausia notarás una reducción drástica en tu lubricación natural. Esta sequedad provoca irritaciones y hace que las relaciones sean molestas e incluso dolorosas.

Por suerte, este es el problema que tiene la solución más sencilla: Hazte con un buen lubricante.

Shunga Toko placer prolongado

De base de agua o de base de silicona e incluso con ingredientes naturales, puedes encontrar lubricantes fácilmente y utilizarlos tanto cómo te hagan falta.

Coito doloroso

Además de la sequedad vaginal, durante la menopausia los tejidos vaginales van perdiendo elasticidad, lo cual provoca relaciones sexuales con penetración incómodas o que duelen.

Igual que con la sequedad vaginal, se puede utilizar un lubricante para evitar esa sensación de roce o escozor. También existen humectantes vaginales que pueden comprarse sin receta en las farmacias.

También debes recordar que no todo el sexo es coito y que tienes muchas más opciones para disfrutar de tu sexualidad sin necesidad de recurrir a la penetración constantemente.

Sin embargo, si los encuentros son muy dolorosos y los lubricantes y humectantes no funcionan, lo mejor es acudir al ginecólogo de confianza.

Menor intensidad del orgasmo

Algo que sucede cuando llega la menopausia es que los músculos del suelo pélvico se debilitan. Esto, además de poder provocar pequeñas pérdidas de orina, también hace que los orgasmos sean menos intensos y de menor duración.

Hacer ejercicios Kegel es la mejor forma tanto de prevenir como de solucionar este problema. Puedes hacerlo con ayuda de unas bolas chinas, que no solo mejoran las fuerza (reacción consciente) sino también el tono (reacción inconsciente). Pásate por aquí para saber más sobre los beneficios de mejorar tus músculos pélvicos.

Bolas chinas Lelo Luna Beads

Cambios en el cuerpo

La menopausia en sí misma no engorda pero los cambios hormonales sí pueden hacer que acumules más grasa o líquidos en ciertas zonas. Quizá esto te cause malestar y te sientas más incómoda mostrando tu cuerpo (aunque no tiene por qué).

Mantener un estilo de vida saludable y activo contribuirá a que tus niveles hormonales estén más equilibrados. Practicar ejercicio de forma regular genera endorfinas que harán que te sientas mejor y más a gusto contigo misma.

 

Ante todo, debes tener en cuenta que todo esto es normal. La menopausia es una fase por la que todas las mujeres pasan tarde o temprano. No significa el fin de tu vida sexual, sólo es una nueva fase en la que tienes que seguir explorando y descubriendo cosas nuevas.