Llegar juntos al orgasmo ¿por qué y cómo?

Seguro que más de una vez tú y tu pareja habéis intentado llegar juntos al orgasmo. Y seguro que, muy pocas o ninguna de todas esas veces, lo habéis conseguido.

Está muy extendida la idea de que llegando juntos al orgasmo estamos demostrando una conexión mística y profunda que no hemos tenido nunca antes con otra pareja. Que si terminamos a la vez, es porque se trata de amor verdadero.

Las películas y las series de televisión han contribuido mucho en fomentar esta idea, puesto que rara vez vemos en ellas a un hombre terminando a los dos minutos y a la mujer pidiéndole que continúe jugando porque a ella aún le queda un rato.

Sin embargo, la cultura audiovisual no es lo único que nos empuja a buscar el orgasmo simultáneo.

¿Por qué estamos obsesionados con llegar al orgasmo a la vez?

Además de ese mito generalizado de que ser capaces de terminar a la vez es una prueba irrefutable de amor verdadero, existe otra razón mucho más lógica.

Como muchas otras reacciones que no sabemos explicar, la obsesión por llegar al orgasmo al mismo tiempo tiene una explicación biológica.

Un grupo de científicos que estudiaba las reacciones físicas durante el sexo, decidió introducir una cámara en la vagina de una mujer para observar qué sucedía ahí dentro durante un orgasmo.

Descubrieron que el cuello del útero se alarga hacia adelante mientras los músculos vaginales se encogen hacia arriba. Este movimiento involuntario que tiene lugar durante el clímax, tiene el objetivo de recoger la máxima cantidad de semen posible y empujarlo hacia arriba.

¿Qué significa esto? Pues que nuestra necesidad de llegar juntos al orgasmo viene de nuestro instinto natural más básico y primitivo: el de la supervivencia de la especie.

Si tenemos un orgasmo al mismo tiempo (y no estamos usando protección) tendremos más posibilidades de quedarnos embarazadas.

Misterio resuelto.


¿Llegar juntos al orgasmo es mejor?

No necesariamente. Como hemos visto, la única finalidad de esto es tener más probabilidades de tener hijos.

orgasmo femenino vs masculino

Llegar juntos al orgasmo no tiene por qué implicar un mejor sexo, ni que el propio orgasmo sea más intenso o de “mejor calidad”. Sin embargo, sí que puede ser una muestra de lo bien que os conocéis el uno al otro.

Lo que está claro es que si tenéis una comunicación excelente, confianza absoluta y conocéis vuestros cuerpos a la perfección, llegar juntos al clímax os resultará más fácil que a los demás.

¿Cómo llegamos juntos al orgasmo?

Si, a pesar de todo, queréis intentar llegar juntos al orgasmo, estos son algunos de los consejos que podemos daros. El primero es el más importante de todos:

1. No lo busquéis.

Si os obsesionáis con llegar juntos al orgasmo, no lo conseguiréis. Estaréis concentrados en alcanzar ese objetivo en lugar de olvidaros de todo y disfrutar del momento. Y como no lo conseguiréis, os sentiréis frustrados y estresados.

El estrés y la frustración son los enemigos naturales del sexo feliz.

Olvidaos de las metas, relajaos y, si llega bien, y si no, también.

vagina de fiesta

2. Jugad, jugad, jugad.

Los preliminares son cruciales si se quiere alcanzar el orgasmo a la vez. Tenéis que estar dispuestos a pasar un buen rato dándoos caricias, masajes, besos sensuales, mimos... Hay que ir despacio y seducirse el uno al otro.

Podéis emplear accesorios como aceites de masaje, juegos de cartas, dados o incluso aplicaciones móviles eróticas. El objetivo es subir la temperatura hasta que ya no podáis más.

3. Comunicación al poder.

Lo dicho. Si queréis dominar el arte del clímax simultáneo, tenéis que ser antes maestros jedi del arte de la comunicación. Decíos lo que os apetece, lo que no os gusta, lo que otras veces si mola pero hoy precisamente no estáis de humor…

Y usad palabras. Tenemos metida en la cabeza la idea de que hablar durante el sexo corta el rollo, pero a veces, los gemidos de molestia o dolor se confunden con los de placer. Los jadeos rápidos no son necesariamente indicación de que se está a punto de terminar y posturas que normalmente nos gustan mucho, pueden estar siendo un problema en esta ocasión concreta. Hablad de ello y estaréis más cerca del orgasmo simultáneo.

4. Amor eterno al clítoris.

Esta va en especial para esos hombres que os concentráis mucho en los pezones u otras partes del cuerpo y os olvidáis de nuestro gran amigo el clítoris.

Sin una correcta estimulación del clítoris, el 73% de las mujeres no llegará al orgasmo jamás, por mucho rato que lo intentéis.

Darle amor al clítoris no significa hacer un cunnilingus rápido durante los preliminares y luego dar paso al metesaca. Darle amor al clítoris es tenerlo en cuenta a lo largo de todo el encuentro sexual. Estimularlo con besos, caricias, suaves golpecitos, con la punta de los dedos con la palma de la mano, con la lengua… Al principio, durante y al final.

Para saber exactamente cómo tenéis que hacerlo, hablad con vuestra pareja. Ella debería saber exactamente qué movimientos, intensidades y velocidades, le gustan a su perlita íntima.

clitoris dibujo orgasmo simultaneo

 

Y hasta aquí nuestros consejos de hoy. ¿Habéis llegado alguna vez a un orgasmo simultáneo? ¿Lo estabais buscando o fue casualidad? No dudéis en contarnos vuestras experiencias en los comentarios y en nuestras redes sociales.

¡Hasta la próxima, diablillos y diablillas!