Momentos incómodos durante el sexo

Todos hemos pasado por alguno de estos momentos en la vida y si tú no… date tiempo.

Los seres humanos no somos perfectos, reconozcámoslo. Y, por lo tanto, tampoco lo son nuestras relaciones sexuales. Lo cual está bien porque cuando algo es demasiado perfecto suele ser también bastante aburrido y eso es lo último que queremos.

Que cualquiera de estas situaciones nos pase con alguien que no conocemos muy bien puede ser bastante vergonzoso, para qué vamos a mentir. Pero la clave está en saber tomarse las cosas con humor y aprender a reírse de una misma.

Di no al sexo aburrido y abraza estos momentos de incomodidad sexual y erotismo roto que hacen que tus relaciones sexuales sean un poco menos perfectas y un poco más divertidas.

El sujetador con clave de seguridad

Nosotras, que hemos tenido tantísimas ocasiones para practicar, conocemos perfectamente los entresijos del mecanismo de cierre de un sujetador. Pero ellos no. Y a veces se atascan. Las prisas de la pasión o también los nervios pueden hacer que el que no esté acostumbrado se quede un rato largo intentando desabrochar el sujetador.

Si ves que pasa esto, toma la iniciativa y quítatelo tú. No des oportunidad a que se ofusque y seguid con lo vuestro. No está escrito en ningún sitio que te lo tiene que quitar él para que el sexo sea bueno.

libres domingos y domingas

El estornudo inesperado

Nos ha pasado a todos y si todavía no te ha pasado prepárate porque está al caer. Estás en pleno apogeo de tu relación sexual, todo es fantabuloso y te sientes una diosa.

Y de pronto.. el cosquilleo. Ese cosquilleo en la nariz.  Ese hormigueo traidor. Algo en su desodorante ha hecho reaccionar a tus fosas nasales y comienzas a poner caras horribles tratando de contener el espasmo que sabes que viene.

Pero no puedes y…

totoro estornudo momentos incomodos

Lo mejor que puedes hacer en esta situación es intentar por todos los medios alejar tu cara lo máximo posible de tu pareja para que el problema no vaya a más. Si no lo consigues a tiempo… Ríete. No hay nada mejor que reírse durante el sexo. Y acércale un pañuelo.

El desequilibrio momentáneo

Otro gran momento que suele llegar con la pasión desmesurada. Os tenéis un ganas que no podéis con ellas. Lleváis soñando con este encuentro semanas. La temperatura del dormitorio es más alta que en Sevilla en pleno agosto al sol y no tardáis mucho en arrancaros la ropa a mordiscos y caer sobre la cama en un frenesí erótico sexual. Y en medio de esa pasión desbocada, se os ocurre probar alguna de esas posturas imposibles que salen en las películas porno. El equilibrio falla y o te caes tú, o se cae él u os caéis los dos.

Uuuppss.

Bueno, que no cunda el pánico. A no ser que alguno de vosotros se haya hecho daño, echaos unas risas, volved a la cama y seguid con lo vuestro, como si hubiese pasado nada. ¿Qué sería de la vida sin un poco de riesgo?

momentos incomodos durante el sexo

La pedorreta inoportuna

Es verano y hace calor. O tenéis la calefacción demasiado alta. El caso es que el ejercicio físico pronto os hace sudar. Mientras estáis bien pegaditos no pasa nada, pero cuando los movimientos empiezan a ser más exagerados y comenzáis a separaros unos centímetros.

Es entonces cuando vuestros cuerpos empiezan a hacer ruidos poco deseados al entrar en contacto. Pedorretas involuntarias que surgen cuando vuestras tripas se juntan y se separan.

¿Qué hacer? Pues ni caso. O si queréis reíros un rato y buscar otra posición en la que choquéis menos, también es válido. Pero al final es un sonido que sale de forma natural por culpa de la humedad. Así que si no le dais importancia, no tiene porqué cortaros el rollo.

El cabezazo gratuito

En las relaciones sexuales, una buena coordinación entre ambos es muy importante. Pero como hemos dicho anteriormente, ni los seres humanos somos perfectos y ni el sexo es una coreografía planeada y ensayada al milímetro.

Cuando esta coordinación nos falla, pasan cosas como que le demos un manotazo sin querer a nuestra pareja, que nuestras cabezas choquen como dos carneros de frente o que nos demos algún que otro golpe contra el cabecero de la cama o, en su defecto, la pared.

Una vez más, lo primero es comprobar si alguno de los dos se ha hecho daño de verdad. Si solo ha sido un coscorrón, nada os impide dejar escapar unas cuantas carcajadas y volver al tema.

El pedo vaginal

Esto, aunque algunos lo consideren un mito, pasa. A veces, según la postura, el tamaño y la forma de vagina, el tamaño y la forma del pene y muchos otros factores, la vagina puede llenarse aire. Y si la vagina se llena de aire, tarde o temprano lo expulsa.

No huele, solo hace un ruido muy inoportuno y a no ser que seas una maestra jedi del suelo pélvico es muy, muy complicado controlarlo. Suele pillar por sorpresa y causar mucha incomodidad.

Pero es algo natural y no deberíais preocuparos por ello. Peor sería que el aire se quedase dentro ¿no?

momentos incomodos oopsie

Esperamos que os hayan parecido divertidos estos 6 momentos incómodos durante el sexo. ¿Cuántos de ellos os han pasado alguna vez? ¿Os ha sucedido algún otro diferente? Si os atrevéis, ¡contadnos vuestras experiencias en los comentarios y en nuestras redes sociales!