Masturbarse demasiado ¿es posible?

Aproximadamente, un 41% de los hombres se siente culpable por masturbarse demasiado. Esta sensación es muy común sobretodo en adolescentes y chicos jóvenes, que aún están descubriendo su cuerpo y el placer y además están en un momento en el que tienen las hormonas revolucionadas.

Sin embargo, esta pregunta: ¿me masturbo demasiado? no es exclusiva ni del género masculino ni de los adolescentes. En realidad, la mayoría de la población se ha planteado esta cuestión alguna vez.

Si estás dudando si te masturbas más de lo normal o incluso si podrías tener una adicción al sexo, sigue leyendo.

Algunas cosas que deberías saber sobre la masturbación.

Cuando se trata de masturbación, hay demasiados mitos y muy poca información fiable circulando libremente. Además, parece que nos cueste más hablar con nuestros amigos de masturbación que de sexo con otras personas.

Estas son algunas de las cosas que deberías tener en cuenta sobre la masturbación:

La masturbación no tiene nada de malo:

De hecho tiene muchos beneficios para la salud, tanto para hombres como para mujeres. Refuerza el sistema inmunitario (demostrado en hombres) aumentando la concentración de glóbulos blancos, mejora la calidad del sueño y alivia el estrés, mejora la respuesta sexual y puede ser un método eficaz para tratar la anorgasmia primaria y la eyaculación precoz.

Masturbarse no es adictivo:

Es cierto que las hormonas que se generan como resultado del orgasmo producen una sensación de satisfacción y felicidad que hace que queramos repetir. Pero para desarrollar una adicción es necesario tener un cierto tipo de personalidad con tendencias compulsivas y/u obsesivas.

La media de masturbación:

No hay datos ni estudios precisos que nos den una aproximación de cuál es la media de masturbación. Sin embargo, sí se ha calculado que la media de relaciones sexuales de las personas con pareja es de entre una y dos veces a la semana. Teniendo esto en cuenta podemos hacer una asunción de que la media de masturbación podría ser entre tres y cuatro veces a la semana.

Los que no entran dentro de la media:

Están las personas asexuales, que no sienten ninguna necesidad de tener relaciones sexuales o masturbarse. Simplemente no les interesa. Existen las personas hiposexuales, que tienen relaciones y se masturban por debajo de la media. Tienen la libido más baja y por lo tanto no tienen ganas de masturbarse ni tener relaciones sexuales. Échale un vistazo a nuestro artículo anterior sobre por qué puede bajar la líbido y qué puedes hacer para recuperarla. Y están las personas hipersexuales que se masturban y tienen relaciones sexuales por encima de la media.

El deseo sexual no es siempre igual:

La libido va variando a lo largo de nuestra vida. Hay etapas en las que es más alta y épocas en las que es más baja. Miles de motivos, psicológicos, físicos y sociales pueden afectar a nuestro nivel de deseo, así como a nuestras ganas de masturbarnos.

Entonces ¿cómo se si me estoy masturbando demasiado?

Depende de cada persona. La cuestión con la masturbación es que no tiene tanto que ver la cantidad de veces que lo haces como los motivos por los que lo haces y las circunstancias que rodean al acto.

Para averiguar si te estás masturbando demasiado, responder con sinceridad a estas preguntas puede serte útil:

  • ¿Estás sufriendo pequeñas heridas en tus genitales provocados por la fricción

Masturbarse no tiene nada de malo, pero ten en cuenta que los genitales son una zona delicada y un exceso de fricción puede dañar la piel, causando irritaciones e incluso pequeñas heridas.

  • ¿La cantidad de veces que te masturbas ha aumentado casi sin darte cuenta?

Como hemos dicho, hay periodos en los que el número de veces que te apetece masturbarte será mayor o menor que en otros. Pero si antes lo hacías 3 veces a la semana y ahora lo haces 3 veces al día y no te has dado ni cuenta, podría ser un indicativo.

  • ¿Estás deseando quedarte a solas para poder masturbarte?

No hablamos de ese momento en el que algo o alguien ha despertado tu deseo de forma repentina sino de sentir que preferirías estar a solas para poder masturbarte antes que estar donde estás, la mayor parte del tiempo.

  • ¿Te resulta muy difícil alcanzar el orgasmo con otra persona?

A veces, llegar al orgasmo es complicado. Pero si sólo tienes ese problema cuando estás con otra persona y masturbándote llegas perfectamente, puede ser una señal de que algo no anda bien.

  • ¿Por qué te masturbas? ¿Estás usando la masturbación para evitar pensar en tus problemas?

Esta es una de las preguntas clave. Masturbarnos porque nos apetece, porque nos ayuda a relajarnos antes de dormir o porque hemos percibido algo que ha despertado nuestro deseo, son motivos perfectamente normales. Pero masturbarse como método de evasión, no es una buena señal.

 

En resumidas cuentas, lo que tienes que pararte a pensar es si masturbarte no es un placer sino una necesidad y si está interfiriendo con tu capacidad para llevar una vida normal.

Si crees que puedes tener un problema, lo mejor es que acudas a un experto/a para quitarte las dudas y, en caso de ser así, aprender cómo puedes tratarte y mejorar.