La ducha también es sexy

Estamos hartas de oír hablar de lo románticos y sensuales que son los baños en pareja. A la hora de la verdad las tropecientas formas de darse un romántico baño en pareja, tienen un montón de fallos. Entre ellos: hay mucha gente que ya no tiene bañera. 

Es la pura verdad. Donde se puso de moda tener una buena bañera de hidromasaje en casa, ahora hay una tendencia al alza a renovar el baño y sustituirlo por una moderna ducha con efecto lluvia. 

¿Por qué? Ni idea. Quizá tenga que ver con que es mucho más rápido darse una ducha o por cuestiones de comodidad y seguridad. El caso es que a todos aquellos que no tenéis bañera, os dedicamos este artículo para que vuestros encuentros en la ducha sean tan románticos como si se produjesen en un jacuzzi de tamaño industrial.

laboratorio de dexter ducha

 

Crear ambiente

Dar a tu cuarto de baño un ambiente romántico no es tan difícil como se pueda pensar. Es cuestión de seguir unas normas básicas de higiene, orden y añadir algún detalle extra:

1.- Recoge en un cajón todas las cosas que puedas. Secadores de pelo, peines que no has limpiado en años, cuchillas de afeitar y/o depilar, paquetes de toallitas desmaquillantes y cajas varias de maquillaje y pinceles, etc. Lo suyo sería que lo ordenaras bien, pero por el momento nos vale con que estén fuera de la vista

2.- Cambia las toallas y pon unas recién lavadas y que hagan juego con la alfombrilla del baño. Punto extra si las dejas bien dobladas y a mano para cuando salgáis. 

3.- Limpia en profundidad. Si tu objetivo es pasar un rato muy sensual, saber que hay pelos en el desagüe o manchas en el WC seguramente le quite mucho morbo al asunto y te distraiga de tu prioridad. 

4.- Ahora que has quitado de en medio todos los objetos tendrás algo de espacio para colocar unas cuantas velas aromáticas o incienso. Apaga las luces y deja que las velas iluminen la habitación.

velas romanticas

5.- Pon música que te ponga a tono. Cada persona es diferente así que elige tu playlist de acuerdo con tus preferencias.

Los preliminares

No vamos a negar que los besos directamente bajo el chorro de la ducha no son tan románticos ni tan sexys como los pintan en las películas pero hay varias cosas que podéis hacer sin correr riesgo de muerte ni matar del todo la pasión.

Antes que nada, aseguraos de que el riesgo de resbalarse es mínimo. Si el suelo de vuestra ducha no es antideslizante, perded cinco minutos en ir a comprar una buena alfombrilla adhesiva. 

Después, tened bien a mano un lubricante de base de silicona. Muy a menudo se comete el error de pensar que el agua es lubricante, y acabamos haciéndonos daño.

ducha sexy natalie portman

 

1.- Los besos y las caricias se pueden compartir y ser igual de húmedos sin estar directamente debajo del chorro de agua. Apoyaos contra la pared y pegaos mucho para daros calor.

2.- Enjabonaos el uno al otro con las manos, despacio, tomándoos vuestro tiempo para disfrutar y explorar el cuerpo del otro. Podéis utilizar geles de espuma, que son muy suaves y dejan la piel resbaladiza. 

3.- A la hora de masturbaros, no olvidéis empapar vuestros dedos en lubricante. Hacedlo despacio y sin prisa, aprovechando que el espacio es reducido y la movilidad limitada, podéis dedicaros un rato largo.

Pasar a la acción

Son muchas las posibilidades de las que disponéis a la hora de tener sexo en la ducha y no resultarán peligrosas (siempre y cuando lo hagáis con un poco de cabeza). 

¿Qué posturas podéis hacer en la ducha que no son excesivamente difíciles?

1.- Contra la pared: Uno de vosotros se pone de pie de cara a la pared se apoya en ella con los brazos mientras el otro penetra y acaricia por detrás. Fácil, sencillo y para todas las parejas. 

2.- Sentados: Un taburete o una silla no muy grandes y que se puedan mojar será un complemento ideal para vuestra sesión erótica en la ducha. Uno se sienta en el taburete y el otro se sienta encima, de espaldas o de frente, como más os guste. 

3.- De rodillas: Esta es una de las mejores posturas para hacer en la ducha porque es muy cómoda, permite mantener el equilibrio y el calor, porque estaréis muy pegaditos el uno al otro. Eso sí, aseguraos de poner algo blandito en el suelo de la ducha si no queréis destrozaros las rodillas. 

 

Y hasta aquí nuestros consejos para hacer de la ducha un lugar súper erótico. ¿Se os ocurren más? ¿Cuál es vuestra postura favorita para tener sexo en la ducha? Contádnoslo en nuestras redes sociales.

nina dobrev ducha sexy