Junio. Mes Mundial de la Esterilidad

Junio es el Mes Mundial de la Esterilidad, para dar visibilidad a todas esas parejas que no pueden tener hijos y fomentar la información sobre este tema y las opciones que tienen.

Los últimos estudios hablan de un 20% de parejas que son estériles en la actualidad, es decir, unos 70 millones que no pueden o tienen problemas graves para tener hijos.

Hay muchas razones por las que una pareja puede decidir no tener hijos y son totalmente válidas. Pero cuando sí quieres tenerlos y no lo consigues por más que lo intentas esto puede acarrear otros problemas emocionales, sociales e incluso dentro de la propia pareja.

El estigma de la esterilidad

Muchas de las parejas que tienen dificultades para tener hijos no hacen públicos sus esfuerzos hasta que no han conseguido quedarse embarazadas.

A pesar de que la ciencia y la medicina han avanzado mucho, todavía hay muchos estigmas alrededor de la esterilidad.

En el caso de las mujeres, la infertilidad puede suponer un choque emocional muy fuerte. Durante siglos se ha estado inculcando en la sociedad que la principal función de una mujer, sino la única, era la de tener hijos. Incluso si la mentalidad social ha avanzado muchísimo en ese aspecto, todavía es muy difícil para algunas mujeres reconocer que carecen de esa capacidad, que no pueden cumplir el propósito que se espera de ellas.

Aunque no es tan grave como el estigma sufrido por las mujeres, los hombres también pueden sufrir el estigma de la esterilidad. La capacidad para engendrar hijos se ha relacionado tradicionalmente con la masculinidad y la virilidad, con lo cual, reconocer ser estéril también puede suponer una dificultad para los hombres.

Diferencia entre esterilidad e infertilidad

Aunque suelen utilizarse como sinónimos, la esterilidad y la infertilidad no son lo mismo.

Se habla de esterilidad cuando la pareja es incapaz de concebir en el largo plazo. Se suele empezar a hablar de esterilidad cuando después de uno o dos años teniendo relaciones sexuales sin protección de forma regular, no se ha producido un embarazo.

Hablamos de infertilidad cuando sí se produce un embarazo pero no se es capaz de dar a luz a un bebé sano o el embarazo no llega a término.

Causas de Infertilidad o Esterilidad Masculina

Hay muchos motivos por los que un hombre puede sufrir infertilidad o esterilidad:

Trastornos en el esperma: La oligospermia (baja concentración de espermatozoides) o la azooespermia (ausencia total de espermatozoides) son las causas más frecuentes de esterilidad en hombres. También se puede dar el caso de que la concentración de espermatozoides sea normal pero su movilidad sea reducida.

Síndrome de Klinefelter: Se da cuando un bebé masculino presenta un cromosoma X extra. Es decir, en lugar de ser XY, es XXY. Sus efectos varían pero suele causar baja producción de testosterona, aumento del tejido mamario y testículos que no se terminan de desarrollar.

Anomalías anatómicas: Esto pueden ser infecciones en la zona genital, obstrucciones, etc.

Causas de la Infertilidad o Esterilidad Femenina

Problemas de ovulación: Es posible que los ovarios no estén liberando óvulos o que los óvulos sean de mala calidad.

Alteraciones o malformaciones: Un útero con una forma poco común puede dificultar que el óvulo fecundado se implante. También puede haber obstrucciones en las trompas de falopio con lo cual los espermatozoides no pueden llegar hasta el óvulo.

Endometriosis: Es una enfermedad que lamentablemente no tiene cura aunque si tratamiento para aliviar los sintomas. Causa que el endometrio (el tejido del interior del útero) crezca donde no debería.

Otros factores que influyen en la esterilidad

Un ritmo de vida demasiado acelerado, el estrés o incluso la presión por concebir, pueden tener como resultado el efecto contrario: la pareja es incapaz de quedarse embarazada.

El sobrepeso, el tabaquismo o el consumo frecuente de alcohol también son demostrados enemigos de la concepción.

Algunas enfermedades de transmisión sexual como la clamidia o la gonorrea pueden causar infertilidad tanto en hombres como en mujeres si no se tratan adecuadamente y a tiempo

Tratamientos para la esterilidad.

El lado bueno es que los tratamientos para la esterilidad han avanzado mucho y suelen ser muy eficaces. El lado malo es que se trata de tratamientos muy caros en las clínicas privadas y con una larga lista de espera en la sanidad pública.

Sin embargo, si no hay problemas físicos o genéticos graves, las probabilidades de quedarse embarazados utilizando tratamientos como la inseminación artificial, la fecundación in vitro o medicamentos que inducen a la ovulación, son muy altas.

 

En definitiva, la esterilidad es un problema que afecta a muchísimas parejas a día de hoy. Aunque los tratamientos tienen un alto porcentaje de éxito sigue habiendo mucha incomprensión alrededor de las personas que sufren esterilidad o infertilidad. Para solucionar el problema es importante ponerse en manos de un profesional que pueda proponer las soluciones más viables para vuestro caso particular.