La importancia de la educación sexual

El sexo es algo tan natural e inherente al ser humano como lo es el respirar. Sin embargo, en nuestra sociedad actual se sigue negando o explicando por encima, sólo por su función reproductiva. Cuando se habla de educación sexual en las aulas, se piensa en un cursillo básico de un par de horas a lo sumo en el que se explica cómo poner un preservativo y qué es la regla.

sex education no tengáis sexo

No vamos a entrar a analizar los motivos por los que el sexo está tan estigmatizado aún hoy en día, pero sí vamos a defender a capa y espada todas las razones por las que la educación sexual debería ser una asignatura mucho más extensa en los institutos:

  • Educar correctamente sobre el sexo evita que los jóvenes recurran a fuentes externas.
  • La educación sexual fomenta la inclusión y el respeto.
  • También reduce la aparición y perpetuación de estereotipos.
  • Una buena educación sexual mejora la autoestima sexual.
  • Una buena educación sexual ayuda en la toma de decisiones personales.
  • Educar sexualmente mejora la afectividad.
  • Conciencia sobre las relaciones seguras.

1. Educar correctamente sobre el sexo evita que los jóvenes recurran a fuentes externas.

A los padres les da vergüenza hablar de sexo con sus hijos y los adolescentes viven aterrados del día en que sus padres decidirán tener con ellos “la charla”. Esta situación, sumada a la escasa educación sexual recibida en los institutos, tiene una consecuencia esperable: Los adolescentes recurren al porno para resolver sus dudas.

hora de aventuras finn sonrojado

El problema de esto es que la industria del porno, especialmente la que se puede ver de forma gratuita en internet, ofrece una visión muy reducida del sexo, en la que el placer de la mujer no existe o está directamente ligado al placer del hombre. No se muestra nunca afectividad alguna y el erotismo brilla por su ausencia.

¿Es esa la idea del sexo que queremos que tengan?

Si se habla abiertamente con ellos acerca de las relaciones sexuales, si los jóvenes sienten que pueden confiar en las respuestas de sus padres sin pasar vergüenza, no utilizarán el porno como única fuente de información y además tendrán herramientas para distinguir lo que es ficción y lo que es realidad.

2. La educación sexual fomenta la inclusión y el respeto.

Educación sexual no es sólo hablar del acto sexual en sí, sino también de orientaciones sexuales, comportamientos, tendencias, roles de género y estructuras familiares.

Si hablamos a los niños desde el principio de todas las opciones que existen y las normalizamos, estaremos enseñándoles a ser respetuosos con los que son diferentes a ellos. Entenderán que no todo tiene porque ser papá, mamá, hija e hijo, sino que hay infinitas posibilidades y que todas ellas están bien y son normales. Que ese compañero de clase que prefiere vestir con falda o vestido no es “raro” y que si juegan a las familias papá también puede servir la cena cuando mamá vuelve de trabajar.

Si lo aprenden e interiorizan desde pequeños, obtendremos una juventud más concienciada, más respetuosa, más abierta y más inclusiva.

3. También reduce la aparición y perpetuación de estereotipos.

Directamente relacionado con el punto anterior, una buena educación sexual también sirve para erradicar estereotipos relacionados con la sexualidad, la feminidad y la masculinidad.

A los jóvenes educados sexualmente no se les ocurrirá juzgar a un compañero porque sea sensible, trate bien a su chica o cuide de una amiga. No pensarán en él en términos de “mariquita”, “calzonazos” o “pagafantas”. Así mismo, no asociarán el comportamiento sexual de las chicas a su alrededor con su derecho sobre ellas. Tampoco creerán que la largura de una falda o el escote de una camiseta sean mensajes dedicados a ellos. Los y las jóvenes con una buena educación sexual, no entenderán la utilización de términos como “puta”, “frígida” o “calientapollas” en contra de sus compañeras y amigas.

regina mean girls insultos

Porque los jóvenes que hayan recibido una educación sexual completa y abierta, habrán interiorizado que cada uno hace con su cuerpo lo que quiere y que expresar y comunicar tus sentimientos no te hace menos masculino.

4. La educación sexual mejora la afectividad.

También en directa relación con el punto de arriba. Ser capaz de mostrar abiertamente tus sentimientos no es signo de debilidad o de “ser afeminado” y es muy importante que los niños y los jóvenes aprendan esto, tanto en el sexo como en el resto de la vida.

educacion sexual mila kunis solo sexo

5. Una buena educación sexual ayuda en la toma de decisiones personales.

Una mejor comprensión de tu propio cuerpo y entender que no todos somos iguales ni tenemos el mismo ritmo elimina las presiones sociales relacionadas con la sexualidad. Tales como cuando y con quién perder la virginidad, o que la cantidad de relaciones sexuales que has tenido determinen tu valor.

donna aquellos maravillosos 70 he tenido sexo

Al interiorizar que cada uno tenemos nuestro propio ritmo, los jóvenes tomarán las decisiones de su vida sexual basándose en sus propias necesidad y mucho menos en la “presión de grupo”.

6. Una buena educación sexual mejora la autoestima sexual.

Los jóvenes que hayan recibido una educación sexual de calidad, comprenderán que explorar su sexo y su sexualidad no es algo malo, de lo que tengan que avergonzarse o tratar de reprimir. Al contrario, serán capaces de experimentar sin miedo y sin vergüenzas impuestas por los tabúes y la desinformación.

jenna educacion sexual

Conocerse mejor a uno mismo beneficia la confianza a la hora de relacionarse sexualmente con otras personas, reduciendo problemas como el estrés, la ansiedad y disfunciones sexuales asociadas a ellas.

Esta libertad y confianza también ayudan a la hora de experimentar y probar cosas nuevas, tirando por tierra los típicos tabúes sexuales relacionados por ejemplo con la masturbación o el uso de juguetes sexuales.

7. Conciencia sobre las relaciones seguras.

A pesar de que este es el tema que más se habla en las clases de educación sexual casi la mitad de los adolescentes tienen sexo sin preservativo.

educacion sexual coged un condon

Con una educación sexual más completa, el uso del preservativo se dejaría de asociar simplemente a evitar la transmisión de enfermedades o el embarazo (algo negativo). Se relacionaría más con el respeto hacia la otra persona y al placer que se va a sentir si uno se protege. Además, partiríamos de la base de que tienen toda la información fiable y de primera mano y que no se inspiran en los ejemplos del porno, en los que muy rara vez se utiliza el preservativo.


En definitiva, una educación sexual completa, de la mano de expertos, abierta y basada en la confianza y el respeto, es clave para llevar en el futuro una vida más feliz, sexual y en general, así como una pieza vital para construir esa sociedad más inclusiva y generosa que todos deseamos.