Guía de los puntos erógenos de la vagina

Si pensabas que con tener localizados el clítoris y el punto G ya estaba todo controlado, venimos a sacarte de tu error.

En una vulva, hay muchos otros puntos erógenos muy excitantes capaces de aumentar la temperatura y proporcionar un gran placer. Pero hay que saber dónde están y cómo darles amor del bueno.

Tanto si eres una persona con vagina como la pareja de una, te recomendamos que tomes nota de nuestra completa guía de los puntos erógenos de la vagina y  la vulva. No te preocupes, no vamos a dejar que te pierdas.

guia de los puntos erogenos mapa de batalla

El punto G. El famoso.

La zona G, es la más conocida y la más buscada, especialmente en las parejas heterosexuales. ¿Por qué? Porque se alcanza con la penetración y eso es algo que mola mucho.

¿Dónde está el punto G? Se encuentra en el interior de la vagina, a entre 3 y 5 cm de profundidad, en la pared superior. Tiene un tacto rugoso y consiste, en realidad, en una extensión del clítoris.

Estimularlo con los dedos es muy fácil, sólo hay que localizarlo y presionar levemente con un dedo como si invitases a alguien a acercarse. También pues estimularlo durante la penetración y con juguetes eróticos. 

vibrador de punto g petting hipo

El Punto A. El desconocido.

Este punto no lo conoce nadie, seguramente porque está más lejos que el punto G y es más difícil llegar. Lo encontrarás a 7 cm de la entrada de la vagina, también la pared superior y muy cerca del cérvix.

puntos eroticos he investigado

La mejor forma de alcanzar esta zona es echando mano de un juguete vibrador que sea largo y tenga forma ligeramente curvada hacia arriba.

El punto U. El olvidado.

Plagado de terminaciones nerviosas, el punto U es el más fácil de localizar y alcanzar pero por algún motivo, nunca nos acordamos de él. Se encuentra entre la uretra y el clítoris y se llama así precisamente por la forma de U invertida que tiene toda la zona.

Se puede estimular esta zona con los dedos, la lengua o juguetes, pero hay que tratarla con delicadeza, precisamente porque es muy sensible.

El punto K. El escondido

El punto K fue descubierto por una mujer y es una zona que también puede llegar a proporcionar mucho placer. Sin embargo, hay que reconocer que no es muy accesible.

El punto K se encuentra muy cerquita del punto A, en la parte final de la vagina y tocando el cérvix. Es decir, si el punto A está en la pared superior, el punto K está más abajo, en la parte final.

Para poder acceder al punto K, la excitación es clave. Sentirse excitada hace que el útero se eleve unos centímetros exponiendo el punto K. Otra forma de estimular este punto, es realizar ejercicios con bolas chinas, lo que además de proporcionar otros beneficios, también facilitará que se exponga el punto K durante las relaciones sexuales.

bolas chinas OVO L3

 

Y ya está. Estos son los cuatro puntos erógenos en la vulva y la vagina.

Esperamos haberos ayudado a trazar un mapa de todas esas zonas tan excitantes y que os animéis a explorarlas todas.