Guía completa de bondage

Lo sabemos. Sabemos que el bondage te llama mucho la atención. Te parece súper sexy, excitante y te mueres de ganas por probarlo.

Es normal. Pero también lo es que te encuentres con que pasar de la fantasía a la realidad no es tan fácil como parece.

Si quieres saberlo todo y poder llevar a cabo todas tus fantasías eróticas no te pierdas nuestra guía completa de bondage.

bondage guia completa

Qué es el bondage

Literalmente, bondage significa atadura y procede del francés. En general, el Bondage se considera una disciplina estético erótica que consiste en restringir o anular el movimiento del cuerpo o de algunas partes de este mediante cualquier elemento inmovilizador, como por ejemplo cuerdas, telas o esposas.

Es importante entender que bondage y BDSM no son sinónimos. El Bondage se corresponde con la B de BDSM pero se puede practicar sin necesidad de incluir las otras tres. Aunque sí es cierto que al restringir el movimiento o inmovilizar del todo a una de las partes se están estableciendo roles de control porque uno tiene en sus manos el placer del otro.

Las ventajas de empezar a practicar bondage

Cuando empiezas a practicar bondage le estás abriendo las puertas a un montón de ventajas y beneficios.

  1. El bondage es una buena iniciación a los juegos de dominación y sumisión. Una de las partes de la pareja tiene el control del placer sobre la otra de forma parcial o total y esta es una manera excelente de empezar a ceder y tomar el control.
  2. Añades misterio y creatividad a tus relaciones sexuales. Si eres la persona atada, no sabes en qué forma vas a recibir la estimulación y si eres la persona que ata, tendrás que usar la creatividad para dar placer a tu pareja a la vez que a ti.
  3. El bondage es una forma estupenda de romper con la rutina sexual. El simple hecho de atar las manos ya aumenta la excitación e introduce un elemento de sensualidad nuevo.
  4. El bondage es muy estimulante para ambas partes de la pareja. Aumenta muchísimo la excitación y puede combinarse con otros elementos de restricción como vendas en los ojos o mordazas...
  5. Mejora la confianza con la pareja. Obviamente si le cedes a otra persona el control sobre tu placer es porque confías en que sabrá hacerlo y que no se aprovechará de la situación.
  6. Mejora la comunicación y el conocimiento de la pareja. Al tener una parte del a pareja el poder de dar placer a la otra, la comunicación se convierte en un elemento ineludible. Sí o sí tendrás que comunicar lo que quieres y si habéis añadido alguna restricción al habla como una mordaza, entrará en juego vuestro conocimiento de la otra persona para saber cómo estimularla hasta el orgasmo.

 

Consejos para iniciarte en el bondage

¿Por dónde empiezo? Es la pregunta que probablemente te estás haciendo desde que has empezado a leer esta guía completa de bondage. Pues bien, esto es lo que necesitas saber.

  1. Que rol vas a tener. Lo primero de todo, es decidir si quieres atar o que te aten. Este papel es crucial. ¿Te gusta tomar el control, llevar la voz cantante y demostrar lo mucho que conoces a tu pareja? o ¿prefieres relajarte, disfrutar y entregarte por completo a la fantasía de la otra persona? También podéis optar por intercambiaros los roles, bien dentro de la misma sesión o en sesiones diferentes. Como suele decirse: en la variedad está el gusto.
  2. Ir paso a paso. En nuestras fantasías todo es muy fácil y muy excitante pero cuando lo llevas a la práctica no es igual. No quieras empezar directamente con una restricción total del cuerpo llena de complejos nudos marineros. No solo no será tan fácil como imaginas sino que puede ser peligroso. Piensa que si no controlas lo que estás haciendo puedes apretar demasiado las ataduras causando roces dolorosos y en el peor de los casos cortando la circulación. Lo mejor es empezar con unas esposas básicas y acolchadas para las muñecas y/o los tobillos e ir explorando poco a poco a partir de ahí.
  3. Define unos límites. Antes de empezar, es importante dejar muy claro lo que NO quieres experimentar. Si, por ejemplo, el sexo anal es algo que no te va, bajo ningún concepto tu pareja puede aprovechar que no te puedes mover para practicarlo. Pero también hay prácticas o elementos menos evidentes: No te gusta que hablen o las caricias en cierta zona te resultan desagradables. Todo eso hay que dejarlo claro antes de empezar.
  4. Comunicación, comunicación, comunicación. Por si no ha quedado claro, estar pendiente de lo que tu pareja necesita y cómo reacciona es vital en las relaciones sexuales en general y el bondage en particular.
  5. Aprende tus nudos. Antes de desarrollar tu creatividad con las ataduras te recomendamos que te empolles una guía detallada de nudos para bondage y los practiques (no en tu pareja) hasta que puedas atarlos y desatarlos con los ojos cerrados. Como hemos dicho antes, estamos hablando de una práctica que si se hace mal puede tener consecuencias serias para la persona atada. Así que si eres la persona que ata, te toca estudiar. Y no pienses que por utilizar un lazo de seda tu pareja va a estar más cómoda o más segura que si la atas con una cuerda de montaña. Si lo haces mal, lo haces mal.
  6. Ten siempre un plan de emergencia. Incluso si has hecho tu investigación y te has estudiado bien los nudos y ataduras, algo puede salir mal. Tener a mano algo con lo que cortar las ataduras en caso de emergencia puede ser muy útil. Os evitará algún disgusto y ayudará a que no perdáis la calma.
  7. El sentido común, el más importante de los sentidos. Si no conoces a la otra persona o estás en un entorno que no te genera confianza, mejor no lo hagas. Si vas a practicar bondage, no tomes antes sustancias que alteren tus sentidos ni tu estado de ánimo. Nada de alcohol ni drogas de uso recreativo ni de ningún otro tipo. Por tu seguridad y la de tu pareja, tus sistemas nervioso y neuronal tienen que estar funcionando en perfectas condiciones. No hagas nada ni aceptes hacer nada que no te genere la más absoluta confianza y comodidad. Seguro, Sensato y Consensuado es una de las máximas de cualquier relación dentro del BDSM. (Y fuera también). Tener una palabra de seguridad siempre es buena idea.

Accesorios para practicar bondage

Esposas

Las tradicionales esposas metálicas tienen apertura de seguridad y despiertan fantasías relacionadas con la autoridad. También puedes optar por esposas con cierres de hebilla que son más seguras y normalmente más cómodas porque suelen incluir algún forro acolchado o de terciopelo.

guia completa de bondage esposas

Correas y collares

Puedes encontrarlos de gran variedad de materiales y estilos. Sea cual sea tu necesidad, existe una correa para atenderlas.

Sogas y ataduras

Una vez que vayas avanzando, puedes pasarte a otro tipo de restricciones como las sogas o las ataduras de tela. Es común realizar las ataduras por partes del cuerpo.

cuerda japonesa para bondage

Otros accesorios para bondage

Si quieres añadir un extra de privación sensorial puedes optar por mordazas o antifaces. Estos elementos aumentan el nivel de sumisión de la persona atada y la excitación de ambos.

Algunas posturas para practicar bondage.

Si ya has decidido qué rol quiere tener, has investigado y practicado herramientas, materiales y tipos de ataduras y te sientes con confianza para dar el siguiente paso, aquí tienes algunas posturas para principiantes del bondage de menor a mayor dificultad.

El misionero, pero bondage

Tumba a tu pareja boca arriba, ata sus manos por encima de su cabeza (si puedes al cabecero mejor y que empiece la fiesta. Si queréis añadir un extra de excitación también puedes vendar sus ojos o usar una mordaza.

postura sexual el misionero

La Amazona, pero bondage

En este caso, hay varias opciones. Atar las manos a la espalda de la persona penetrada o de la persona que penetra son opciones fáciles y cómodas. También podéis atar las piernas de la persona que está sentada debajo.

postura sexual amazona

El perrito, pero bondage

Esta postura también ofrece posibilidades. Atar los tobillos y las muñecas de la persona que está debajo es lo más cómodo y sencillo. Otras opción un poco más intensa es atar las manos de la persona que está debajo a su espalda. Para mayor comodidad podéis poner cojines o almohadas debajo de su cuerpo.

postura sexual el perrito

El ventilador, pero bondage

Una vez más, podéis ser creativos dependiendo de cuanta restricción estéis buscando. Tobillos o piernas enteras, muñecas o brazos, por delante y por detrás. Es cuestión de probar lo que más os guste.

Postura sexual sobre la mesa

Algunos nudos para principiantes del bondage.

Nudo presilla

Este nudo siempre debe ir atado a un elemento externo pero es uno de los menos restrictivos y fáciles de hacer. Perfecto para principiantes o para cuando tienes un poco de prisa por empezar.

Nudo Mariposa

Es un nudo poco restrictivo ideal para principiantes porque no aprieta y no es necesario atarlo a ningún elemento externo. es perfecto para, por ejemplo, atar las manos a la espalda.

Nudo espiral

El nudo espiral se puede utilizar para restringir el movimiento de manos y pies y permite también atarlos a la cama si se desea.

Nudo Esposas

Sirve para atar las dos manos al mismo tiempo y como su propio nombre indica puede servir para sustituir a las esposas tradicionales.

Nudo Ballestrinque

Este es un nudo perfecto para atar a la cama o a cualquier otro elemento externo porque ofrece una mejor sujeción que los nudos corrientes.

 

Ahora jóvenes padawans ya estáis listos para empezar a explorar el vasto mundo del bondage. No sobreestiméis vuestras habilidades ni vuestro conocimiento del tema. Investigad mucho y en profundidad. Leed entrevistas y opiniones de expertos y, lo más importante de todo, disfrutad con cabeza.

guia completa de bondage