Cuáles son las fantasías eróticas femeninas más comunes

¿Alguna vez has mirado a alguien y te has preguntado qué está pasando dentro de su cabeza? Pues nosotras lo sabemos. ¡Son fantasías eróticas!

Sí, sí, en las de las mujeres también.

Fantasear es fácil, divertido y gratuito así que es normal que todo el mundo lo haga, bastante a menudo. Pero sí, en concreto, te interesa saber cuáles son las fantasías sexuales femeninas más comunes, sigue leyendo.

Las ventajas de las fantasías eróticas

Tener fantasías eróticas (y compartirlas) tiene un montón de ventajas. La recreación de escenas sexuales en nuestra mente nos permite “probar” experiencias diferentes, conocer mejor nuestros gustos y preferencias eróticas y situarnos en el papel protagonista.

Fantasear mejora tu libido y aumenta tu deseo sexual. Como no nos cansamos de repetir, el cerebro es el órgano sexual más poderoso.

Además, mejora tu autoestima sexual porque como todo sucede en tu mente, te libras de cualquier vergüenza, autocrítica o prejuicio que puedas tener.

Con las fantasías sexuales puedes explorar aquellas prácticas sexuales que despiertan tu curiosidad y discriminar entre las que quieres compartir y probar en la vida real y las que prefieres que se queden en el reino de la imaginación.

Las fantasías sexuales son naturales. No hay que avergonzarse de tenerlas y pueden ser una buena forma de desconectar y aliviar el estrés. Compartirlas o no, es sólo tu elección.

Las mujeres también tienen fantasías

La idea de que las mujeres no piensan en sexo ni fantasean tanto como los hombres no es cierta, por muy extendida que esté.

La diferencia entre las fantasías de las mujeres y de los hombres no está en la frecuencia sino en el detalle.

Mientras que los hombres suelen ir más directos a la parte que “les interesa” las mujeres tienden a dedicarle más tiempo, especificar los detalles de su fantasía y visualizar la escena completa.

Una mujer empieza a fantasear ya en la infancia, aunque al principio son fantasías más románticas que sensuales y el lado erótico se va desarrollando al mismo tiempo que se adquiere una educación y una experiencia sexual.

Para ampliar y evolucionar tus fantasías no hay nada como buscar algo de inspiración en fuentes externas como por ejemplo la literatura o el cine erótico. Incluso la música puede evocar nuevas situaciones.

Las fantasías eróticas más comunes entre las mujeres

Ya sabemos que las mujeres también tienen fantasías sexuales y que lo hacen con la misma frecuencia que los hombres pero ¿Cuáles son las fantasías más comunes entre ellas? ¿Son las mismas que las de los hombres?

Estas son algunas de las fantasías eróticas que se repiten en el imaginario femenino.

Sexo con otra mujer siendo heterosexual

Esta fantasía es de las más comunes. Mujeres heterosexuales que sienten curiosidad por cómo es una relación sexual con otra mujer.

Si tienes esta fantasía no significa necesariamente que seas bisexual o lesbiana. Podría suceder que lo pruebes en la vida real y te des cuenta de que no es para ti. En cambio, en tu mente, puedes hacer todo lo que quieras.

Sexo con un famoso o un desconocido

Quien más quien menos ha tenido alguna vez un “crush” con un famoso. Tu cantante favorito, ese actor que en todas las películas se quita la camiseta… Los amores platónicos son normales y resulta que mezclar admiración con deseo funciona muy bien, por lo menos en la imaginación de cada uno.

Directamente relacionada con esta fantasía está la de tener sexo con alguien desconocido. Una persona que quizá has visto una o dos veces en tu vida pero que no tiene ninguna relación contigo. El camarero del restaurante de la última vez o ese chico que ves por las mañanas en el tranvía de camino al trabajo pueden ser objeto de este tipo de fantasía sexual.

Están relacionadas con una atracción puramente física y es muy poco probable que las lleves algún día a la realidad.

Sexo con un conocido

En el polo opuesto encontramos la fantasía de tener sexo con una persona que sí conocemos. Amigos, compañeros de trabajo, instructores del gimnasio… Cualquier persona de nuestra vida cotidiana que nos parece atractiva puede hacerse un hueco en las fantasías sexuales femeninas. Y si encima es una persona “prohibida” ¡doble excitación!

Ser observada y sexo en un lugar público

Esa pequeña exhibicionista que llevas dentro se lo pasa genial cuando dejas volar la imaginación. Obtener placer mientras te observan te coloca por encima del observador. Tú eliges lo que enseñas y lo que no y quizá por eso es una fantasía sexual tan común.

Hacerlo en un lugar público añade un extra de adrenalina por el riesgo de que te vean que gusta a muchas personas. Sólo que si lo haces en tu mente, te ahorras el riesgo de que te corten el rollo de verdad.

Hacer un trío o una orgía

Los hombres no tienen el monopolio de esta fantasía erótica. A las mujeres también les gusta mucho imaginar escenas en las que tienen sexo con más de una persona a la vez.

En el caso de los tríos, las mujeres tienden a imaginarse con dos hombres y muchas veces su pareja no es ninguno de ellos, sino que optan por tener su encuentro imaginario con desconocidos. Si quieres saber cómo llevar a la realidad esta fantasía sexual, no te pierdas nuestra guía para hacer un trío sin morir en el intento.

Participar en una orgía o sesión de sexo grupal es una de esas prácticas que no está al alcance de todo el mundo. Por eso, disfrutar de ella en el reino de la imaginación es tan común y tan satisfactorio.

Ser dominada o dominar

Si esta fantasía ya era común antes, en la última década se ha multiplicado por diez. Gracias a la influencia de la literatura erótica y el cine, muchas mujeres fantasean con el mundo de la dominación y la sumisión. La idea de dar órdenes para obtener placer o llevarlas a cabo sin pensarlo dos veces para ofrecerlo, seduce a muchas más mujeres de las que puedes imaginar. Cuando exploras el BDSM en una fantasía, tienes todas las ventajas de la excitación sin experimentar de verdad el dolor de, por ejemplo, azotes. 

Llevar esta fantasía a la realidad, no obstante, requiere un conocimiento más profundo del BDSM que haber leído una obra de ficción. Si quieres explorar los roles de Sumisión y Dominación, te recomendamos que leas nuestra guía de introducción al BDSM.

Estas son algunas de las fantasías sexuales femeninas más comunes pero hay muchísimas más. ¿Has explorado alguna de estas? ¿Qué otras se te ocurren?