El Punto G: ¿El punto mágico?

Punto G meme

Tampoco es para ponerse así. Con paciencia y dedicación todo se consigue.

El Punto G es sin duda el más conocido de todos los puntos eróticos de la vagina. Pero no todo el mundo tiene claro qué es, dónde está o por qué conviene encontrarlo.

Lo que es innegable es que el Punto G está en boca de todo el mundo. Si ya lo sabes todo sobre él, puedes ampliar tus conocimientos leyendo sobre otros fabulosos puntos erógenos: El Punto U, el Punto K y el Punto A.

Pero si estás un poco perdida con este tema, sigue leyendo, porque vamos a contarte todos los secretos del Punto G.

¿Qué es el Punto G?

El Punto G es una zona en el interior de la vagina que cuando se estimula produce una intensa sensación de placer. Se descubrió en 1940 de forma casual, por un médico que en realidad estaba estudiando la uretra femenina.

Con la publicación de "The G spot and Other Recent Discoveries About Human Sexuality" en 1982, se hizo mucho más popular aunque no todo el mundo aceptaba su existencia, ni siquiera ginecólogos reputados de la época. Aún hicieron falta varios años para que se demostrase que, efectivamente, el Punto G es real.

¿Por qué el Punto G mola tanto?

El Punto G es una pasada porque coincide con la parte interior del clítoris. De hecho, es más apropiado llamarlo Zona G porque no se trata de un único punto concreto. No es un botón que puedes identificar y pulsar para obtener un orgasmo de escándalo. La parte interior del clítoris se extiende hacia la pared vaginal y esa zona es la conocida como Punto G y que puedes estimular para producir increíbles sensaciones.

Cómo encontrar el Punto G

Sabemos lo que piensas: “Todo eso está muy bien pero dime ya cómo encuentro el Punto G”.

La Zona G no es tan difícil de encontrar como otros puntos erógenos pero tampoco es un paseo por el parque. De hecho, un 45% de personas con vagina tienen problemas para dar con ella.

La encontrarás a entre 3 y 5 centímetros desde la entrada vaginal, en la pared del lado del pubis.

como encontrar el punto G

El Punto G tiene una textura ligeramente rugosa. Pon atención a esa textura cuando lo estés buscando con los dedos.

Cómo estimular el Punto G

El punto G con los dedos

El truco de estimular el Punto G con los dedos no es otro que encontrar el Punto G. Una vez hayas dado con él, sólo tienes que mover los dedos haciendo el gesto de “ven aquí.

Este movimiento se puede combinar con caricias en el clítoris empleando el pulgar y con eso tendrás una experiencia completa.

Puedes ayudarte de cremas orgásmicas para aumentar las sensaciones de placer. Ten en cuenta que si encuentras el Punto G, notarás una sensación como de ganas de hacer pis. No te asustes y sigue estimulando: Estás en el lugar adecuado.

El punto G y los juguetes eróticos

Al Punto G le gusta la estimulación directa, así que los juguetes sexuales diseñados especialmente para ello son tu mejor aliado. Suelen tener una ligera curva y la punta más ancha, plana o con texturas para que no quede terminación nerviosa sin rozar.

Al contrario de lo que se suele pensar, no es necesario que el juguete sea enorme. Recuerda que la zona G está a solo 5 centímetros de la entrada.

El conejito vibrador Susy de Intense tiene todo lo que puedes pedirle a un juguete sexual para estimular el punto G. Su punta un poco más ancha y con textura incluye una función que imita el movimiento del dedo.

conejito vibrador Intense Susy

Posturas sexuales para estimular el Punto G

Tampoco hace falta un pene más grande de la media para alcanzar el Punto G. Aunque un pene con una ligera curvatura lo tendrá más fácil, con un poco de maña y una postura sexual adecuada, podéis conseguir orgasmos muy intensos también en pareja.

La Milhoja

En esta postura la persona penetrada se tumba bocabajo encima de la persona que penetra, abriendo ligeramente las piernas. Es una posición que no solo estimula la Zona G sino que además aumenta la sensación de intimidad y complicidad, por estar tan pegados.

postura sexual punto G milhojas

La Amazona

La persona que va a penetrar solo tiene que sentarse de forma cómoda en una silla, taburete o sillón. La persona penetrada se sienta a horcajadas sobre ella. Esto mayor control de la penetración y los movimientos a la persona que está encima. Muy útil si esa persona tiene claro dónde está su Punto G pero su pareja no.

postura sexual punto g amazona

El ventilador

Esta postura permite una penetración más profunda y mucho control sobre el movimiento a la persona que penetra. Consiste en que la persona penetrada apoye los brazos sobre una silla u otra superficie mientras su pareja se situa por detrás y la atrae hacia sí.

postura sexual punto G el ventilador

La flor de Loto

Esta postura para estimular el Punto G también es muy tierna y permite un gran número de caricias, besos y suspiros en el oído de tu pareja.

La persona que penetra se sienta en la posición de loto y la otra se sienta encima, rodeando la cadera de su pareja con las piernas. Es una postura perfecta también para tener un encuentro sexual lento y sin prisas por acabar.

postura sexual punto G la flor de loto

 

Como puedes comprobar, el Punto G no tiene tanto misterio. Sí, es difícil de encontrar, pero si sabes lo que buscas y te dedicas tiempo alcanzar esos orgasmos de escándalo no es tan imposible.