Descubre 6 tipos de vulvas

¿Alguna vez te has mirado tu vulva y has pensado que algo no cuadraba? ¿Que no se parece en nada a lo que has visto en el cine porno o incluso en los libros de biología? Este pensamiento es normal, porque la imagen de la vulva que está más extendida, no es la única que existe en realidad. Tipos de vulvas hay muchísimos y hoy queremos hablaros de algunos de los más comunes que podéis encontrar y cómo jugar con ellas de la mejor manera.

Anatomía de la vulva:

La vulva es la parte de los genitales femeninos que queda en la zona externa, a simple vista. Antes de nada, vamos a echar un vistazo a su anatomía básica.

anatomía de la vulva tipos de vulva

La Llama Olímpica o Caperucita:

Por qué la llaman Llama olímpica se escapa a nuestra comprensión, pero lo de caperucita tiene más sentido. En este tipo de vulva, el capuchón que protege el clítoris es un poco más grande. El clítoris queda un poco escondido y si este capuchón es demasiado grueso, puede mitigar la sensación de placer.

No hay de qué preocuparse, no obstante, porque jugar con la vulva caperucita es muy fácil. Basta con retirarlo un poco con los dedos suavemente y dejarlo expuesto para estimularlo.

Un estimulador de clítoris potente también es una buena opción para este tipo de vulva, ya que las vibraciones son capaces de penetrar el capuchón más grueso.

vulva caperucita

La Bata de Cola o Flamenca:

Este tipo de vulva se caracteriza porque los labios menores son más largos y sobresalen de los mayores cayendo con una forma similar a la de la bata de una flamenca.

Este rasgo, no obstante, no influye en absoluto ni en la capacidad para sentir placer, ni en la facilidad o dificultad para tener relaciones sexuales. Son así y ya está.

vulva sevillana

La Vulva Vergonzosa:

Se llaman “vergonzosas” a las vulvas que tienen los labios menores muy pequeñitos, dando la impresión de que está todo muy cerrado ahí abajo.

A pesar de lo que pueda parecer a primera vista, una vulva vergonzosa no tiene mayor dificultad a la hora de practicar la penetración. Si te da la impresión de que está demasiado cerrada, siempre puedes ayudarte de un lubricante de base acuosa para hacer la experiencia más húmeda e intensa.

vulva vergonzosa

La Vulva Mariposa:

La mariposa es muy similar a la bata de cola, pero cuando tenemos una vulva de mariposa lo que sucede es que los labios menores, que también son más grandes, se extienden sobre los labios mayores. La forma es similar a unas alas abiertas, de ahí el nombre.

Esta es otra forma de vulva que puede complicar el acceso al clítoris. Sin embargo, que no cunda el pánico porque igual que con la caperucita, una mano hábil o un poco de crema estimulante, resolverán cualquier inconveniente.

vulva mariposa

El Cisne o La perla:

El tipo de vulva cisne, se caracteriza por dejar el clítoris, que es algo más grande de lo normal, expuesto al exterior. Esto tiene a la vez una ventaja y una desventaja. Es mucho más fácil encontrar el clítoris porque no se esconde en absoluto, lo cual para las parejas despistadas es mucho mejor y además se estimula muy fácilmente. Por ese mismo motivo, es también más fácil pasarse de estimulación, así que recomendamos ir con delicadeza.

vulva perla

La Vulva Tulipán:

Alguien dijo en algún momento que esta vulva parecía una flor floreciendo o quizás un tulipán que no ha terminado de extenderse. Es la más común, la que más personas tienen, lo que no significa que sea mejor ni peor que las demás.

vulva tulipan


Si eres una persona con vulva, seguramente estás deseando coger un espejo ahora mismo y observar la tuya para ver en qué categoría entras. No te preocupes si no lo ves claro porque, como hemos dicho, no hay dos vulvas iguales. Y si no te lo crees, puedes echar un vistazo a este interesantísimo proyecto en Instagram llamado The Vulva Gallery.