Cómo usar esposas en tus juegos sexuales

¡Que levanten la mano todas las personas que alguna vez han tenido la fantasía de esposar a su pareja o ser esposadas!

fantasia esposas durante el sexo

Efectivamente, incluir esposas durante el sexo es una de las fantasías más repetidas por parejas de toda clase. Y es normal, porque se trata de un juguete muy accesible, con diseños para todos los gustos y que además da mucho juego a la hora de recrear fantasías y juegos de rol.

Sin embargo, con las esposas igual que con todo, la primera vez no siempre es como esperábamos. Las apretamos demasiado, se nos clavan en las muñecas o probamos posturas imposibles en las que es muy difícil mantener el equilibrio.

Para que vuestra experiencia con las esposas sea todo un éxito, os dejamos por aquí algunos consejos:

Cómo incluir esposas durante el sexo

Antes de empezar: Consentimiento

Por si acaso a alguno/a aún no le ha quedado claro, no hay sexo si no hay consentimiento y absolutamente todo lo que se practique durante el juego sexual tiene que estar acordado por ambos de antemano.

sexo con esposas consentimiento

Con las prácticas sexuales que implican inmovilización de algún tipo, esta parte es incluso más importante que de normal, porque uno de vosotros va a perder parte de su capacidad para frenar al otro si en algún momento se siente incómodo o lo está pasando mal.

No seáis perezosos. Contened la pasión dos minutos y hablad de lo que estáis y no estáis dispuestos a hacer.

Elige unas esposas que se adapten a ti

Puedes comprar esposas de todas las formas, tamaños y colores. Las hay clásicas, cubiertas de peluche o de suave imitación de piel. Las esposas que elijas dependerán de qué es más importante para ti: Que las esposas sean cómodas ante todo o que se adapten a la fantasía que tienes en mente.

Si es la primera vez que las usas, nuestra recomendación es que compres unas con algo de acolchado y que tengan apertura de seguridad. El acolchado hará que te sientas más cómoda y la apertura de seguridad te dará confianza si en algún momento quieres quitarlas sin depender de la llave ni de tu pareja.

Alimenta la fantasía

El juego erótico empieza con los preliminares. No hace falta crear un juego de rol completo si no os apetece, pero no os limitéis a sacar las esposas del cajón y ya está. Podéis haceros un baile sexy, jugar a intentar robaros las esposas el uno al otro o, si tienen un acolchado de peluche o plumas, acariciaros con ellas.

cronicas vampiricas policia de la diversion

Toma medidas de seguridad

Cualquier juego erótico que reduzca tu movilidad requiere que toméis algunas precauciones previas. En caso de que uno de los dos se sienta incómodo o inseguro, una palabra de seguridad suele ser la forma más fácil de interrumpir el juego.

Tened siempre localizadas y al alcance las llaves de las esposas y si llevan cierre de hebilla en lugar de cerradura, algo para cortarlas si fuese necesario.

los simpson romper esposas

Algunas posturas recomendadas

No todas las posturas son iguales cuando se tienen las manos inmovilizadas. Estas son algunas de las posturas para principiantes que os recomendamos.

Postura El Candelabro Italiano

En esta postura, la persona situada abajo y boca arriba, tendrá las manos esposadas a la espalda mientras la otra persona la penetra. Las piernas se sitúan hacia arriba, apoyadas en los hombros de la persona que penetra. 

Es importante asegurarte de que las esposas son te rozan ni se clavan cuando estés en esta postura. 

postura recomendada con esposas 1

Postura El Ventilador

En esta postura lo normal es que la persona que se apoya en la silla tenga las manos esposadas por delante mientras la otra persona penetra por detrás. Si os sentís valientes y la cadena de las esposas es lo suficientemente larga, podéis probar a invertir los roles y que la persona esposada sea la que penetra, de forma que estaréis obligados a estar muy pegados

postura recomendada con esposas 2

Sexo Sentados

Apta para que cualquiera de los dos esté esposado. O la persona que penetra lleva las manos atadas por delante o bien la penetrada las lleva esposadas a la espalda. Todo vale y es una postura muy fácil y cómoda.

postura recomendada con esposas 3

Postura El Perrito

La postura del perrito también admite incluir esposas durante el sexo fácilmente. La persona que se sitúa a cuatro patas es la que lleva las manos esposadas por delante. También podéis optar por una variante más arriesgada que consiste en esposar las manos a la espalda. No obstante tened en cuenta que esta variante es más cansada y cuesta más mantener el equilibrio. Ayudaos de almohadas o cojines de posicionamiento sexual. 

Postura Atada al Cabecero

La más clásica de todas las posturas. Si tenéis un cabecero que tenga barrotes, ya sean de hierro o de madera, atar las manos por encima de la cabeza y al cabecero es sencillo y cómodo pero muy excitante. La persona esposada está a merced de su pareja para dejarse hacer lo que sea (siempre de mutuo acuerdo, recordemos). 

postura recomendada con esposas 5

¿Preparados para una noche de acción y placer con ataduras

sexo con esposas preparado