Cómo saber si tienes una relación tóxica

Parecía tan buena persona”, “no me lo esperaba”, “no se notaba nada que estuvieseis mal”. O al contrario: “te lo dije”, “a mi nunca me dio buena espina”, “nunca me gustó cómo te trataba”. Cuando alguien sale de una relación tóxica, no es raro escuchar alguna de estas frases.

Esperamos que una persona tóxica lo sea de forma muy evidente y por eso nos parece increíble cuando para nosotros está claro que alguien cercano tiene una relación tóxica pero ellos no lo ven.

¿Cómo puedes saber si tu relación es tóxica? Estas son algunas de las señales a las que debes prestar mucha atención.

Todos somos capaces de tener actitudes tóxicas

Es muy fácil ver los defectos en los demás y no verlos en nosotros mismos. Pero todos tenemos, de vez en cuando actitudes hacia los demás (parejas, amigos, familiares) que son tóxicas. Sentir celos o envidia de vez en cuando, cierto grado de posesividad o inseguridad, es algo de lo que no nos libramos nadie, porque somos humanos.

La diferencia radica en si se trata de sentimientos esporádicos y que podemos controlar o si estas actitudes tóxicas forman parte de nuestra forma de ver y afrontar las relaciones. Es decir, si es así como nos comportamos siempre y lo que nos parece normal.

Es importante tener esta distinción en cuenta, antes de juzgar si nuestra relación es tóxica o no. Que tu pareja se pusiera celosa aquella única vez no es indicativo de que la relación sea tóxica pero si sus celos son constantes hasta el punto de pretender controlar a quien ves o quien hablas, entonces es una bonita bandera roja a la que tienes que prestar atención.

Una relación tóxica no tiene por qué ser visible desde el principio

El problema de las actitudes tóxicas en una relación de pareja es que no suelen ser evidentes al principio o que debido al efecto de las hormonas del enamoramiento, es más fácil que las ignoremos o califiquemos como incidentes sin importancia.

Si tu pareja es tóxica, lo más probable es que no empiece prohibiéndote ver a tus amigos, sino que comenzará con frases sutiles y gestos que te hagan sentir como que estás haciendo algo malo.

Las personas tóxicas suelen tener una gran habilidad a la hora de manipular a otras. Se aprovechan de tus sentimientos y tus inseguridades para conseguir que te comportes como ellas quieren que lo hagas. Por eso es importante conocer y prestar mucha atención a las siguientes señales de que tu relación es tóxica.

Cómo saber si tienes una relación tóxica

Señales de que tu pareja es controladora y celosa

La confianza en tu pareja es uno de los pilares de cualquier relación sana y feliz. No somos perfectos así que sentirse un poco inseguro o celoso de vez en cuando es normal. Pero si confiamos en que nuestra pareja nos quiere y nos respeta, somos capaces de sobreponernos a esos celos. Estas son algunas actitudes que tienen lugar cuando tu pareja es controladora y celosa:

  • Si pasas tiempo con amigos o familiares, se molesta o incluso se enfada. Dice cosas como que no le prestas atención o que la tienes abandonada para hacerte sentir mal por el tiempo que no pasáis juntos.
  • Pretende estar al tanto de cómo gastas tu dinero y cuánto gastas. Puede incluso llegar a exigir que justifiques tus gastos ante él/ella.
  • Tu pareja no tiene respeto por tu privacidad. Esto se puede manifestar de formas sutiles, como mirar la pantalla de tu móvil o ordenador cuando estás hablando con otras personas o de formas más obvias, como pedir tus contraseñas “porque lo compartís todo”.
  • Hace planes sin consultarte y asume que estarás siempre disponible para él/ella.
  • Pregunta constantemente por tu horario y tus compañías. Quiere saber dónde estás y con quién en todo momento.
  • Lleva la cuenta de las cosas que hace por ti para recordártelas y exigir compensaciones más adelante o de forma inmediata.
  • Utiliza el chantaje emocional para hacerte sentir mal y conseguir lo que quiere de ti.
  • Tú empiezas a eludir ciertos temas o actitudes para evitar discusiones y enfados.
  • Te trata como si en lugar de ser una persona adulta y capaz fueses una niña/o a quien hay que cuidar y que necesita su protección. A veces (o casi siempre) no parece tu pareja si no tu padre o tu madre.
  • Pretende que cambies tu forma de vestir o tu estilo personal. Hace que te cuestiones tus decisiones con preguntas del estilo “¿Eso te vas a poner?”, “¿Piensas ir así?”. Una actitud más agresiva y obvia es que te prohíba utilizar ciertas prendas: “así no vas a salir a la calle”.

Señales de que tu pareja no te respeta y es conflictiva

El respeto por la otra persona es otro de los factores clave en una relación romántica sana y plena. Ten esto muy presente: Si no te respeta, no te ama. Estas son algunas de las señales de que tu pareja no te respeta y es conflictiva:

  • Parece que nunca haces nada bien y cuando lo haces, apenas tiene importancia. Minimiza cualquier logro que consigas.
  • Tu pareja es incapaz de comprender tus problemas. Cuando te quejas de algo, minimiza la situación y te hace sentir como que estás exagerando y que te quejas sin motivo.
  • En la misma línea, no puedes contar con tu pareja para que te apoye en tus proyectos personales o retos que te propongas. No solo no te va a ayudar, no va a poner ningún esfuerzo por su parte, sino que es probable que piense que vas a fracasar.
  • En las discusiones y desacuerdos, siempre eres tú la persona que acaba cediendo. Sabes que no darle la razón significa que puede llegar a ignorarte durante días.
  • Se acuerda de todos los errores que has cometido en el pasado y te los recuerda. A veces lo hace “por tu bien” para que no fracases en algo y te lleves una decepción. Otras veces lo hace para hacerte sentir mal.
  • Si se te ocurre hablar de tus problemas de pareja con otras personas y él/ella se entera, sabes que vas a tener una buena bronca después porque “vuestros problemas no le incumben a nadie”.
  • Si tu pareja tiene problemas en el trabajo o con terceras personas, te echa la culpa a ti o a la relación.
  • Te habla de malas maneras, te exige en lugar de pedirte cosas, es maleducado/a y te trata con brusquedad.
  • Tu pareja decide por ti sin tener en cuenta tu opinión, tus necesidades y a veces ni siquiera te informa de esas decisiones.

Señales de que tu relación es tóxica en el ámbito sexual

La clave de una vida sexual plena y satisfactoria es que sea divertida y placentera para todas las partes involucradas. Si una o varias de las siguientes señales se dan en tus relaciones, tu vida sexual es tóxica.
  • Tenéis relaciones sólo cuando a tu pareja le apetece.
  • Sólo le preocupa su propio placer. El tuyo es secundario.
  • Has empezado a tener relaciones sexuales con tu pareja para evitar que se enfade o no herir sus sentimientos, incluso si no tienes ganas.
  • Utiliza el sexo como forma de chantaje.
  • Te presiona para hacer prácticas sexuales con las que no te sientes cómodo/a o utiliza el chantaje emocional para convencerte.
  • Tu pareja hace comparaciones entre tú y otras parejas sexuales anteriores.
  • Te obliga a tener relaciones sexuales cuando no quieres utilizando la fuerza o la coacción. (Esto es violación, da igual que sea tu pareja).

Estas son algunas de las señales de las que tienes que estar pendiente si sospechas que tu pareja puede ser tóxica. Si sientes que tu relación se identifica con varias de estas señales, debes cortar la relación.