Cómo saber si debes cortar con tu pareja

Romper con tu pareja solo es fácil si tienes claro que es imbécil, que te mereces mucho más y si además no estabas muy enamorada/o de todas formas.

En cualquier otra situación, terminar una relación suele ser, como mínimo, incómodo. Y muchas veces confuso.

No siempre acabamos una relación porque haya desaparecido el amor. Hay un montón de razones más por las que podrías decidir que esa persona no es la adecuada para ti ni tú para ella.

Pero ¿Cómo sabes si ha llegado el momento de terminar vuestra relación o si deberíais seguir intentándolo?

Hoy te contamos cómo saber si debes cortar con tu pareja o no.

Cómo saber si debes cortar con tu pareja

Si estás leyendo esto es porque, casi seguro, ya te ha surgido la duda.

¿Tienes una relación tóxica?

Si tu relación se caracteriza por los celos, la inseguridad, el control, la manipulación emocional, la dependencia, altibajos radicales, peleas y/o violencia verbal o física, tienes una relación tóxica. Podría incluso ser peligrosa.

No te lo pienses más y corta ya.

¿Tus expectativas son realistas?

Solemos empezar a salir con una persona en la fase de enamoramiento, cuando las hormonas nos hacen pensar que es perfecta. Nuestra imaginación plantea mil y un escenarios de relación pero todos ellos son idílicos. No hay peleas, los desacuerdos no existen y el deseo sexual se mantiene igual que el primer día hasta que ambos sois ancianitos en un porche.

Una relación real y duradera no es así. Al cabo de un año más o menos, el cóctel hormonal se empieza a estabilizar y es más fácil ver los defectos de nuestra pareja. Empezarán las discusiones y cosas que antes no notábamos comienzan a molestarnos. Pero esto no significa que tengáis que romper. Ahora es el momento de plantearse otras cuestiones más importantes.

¿Hay muchas cosas que te molestan de tu pareja?

En relación directa con lo anterior, una vez que las hormonas se tranquilizan, empiezas a ver rasgos de tu compañero/a que igual no te gustan tanto. Algunas de ellas podrás aceptarlas sin problemas. Pero si necesitas que cambie para estar a gusto con él/ella, entonces no es la persona adecuada. Asimismo, si notas que tu pareja intenta hacerte cambiar, es que no estáis hechos el uno para el otro

¿Te sientes apoyado/a?

Si hay amor, entonces hay apoyo. Tu pareja se sentirá orgullosa de tus logros y te animará a crecer y tú lo harás con ella. De la misma forma, si pasa por un bache tu pareja estará allí para ayudarte a no hundirte del todo. Tú deberías sentir lo mismo por ella.

Si sientes que podrías llegar más lejos por tu cuenta o que dejas pasar buenas oportunidades por tu pareja, quizá es el momento de cortar.

¿Tu vida es mejor con esta persona?

Si no notas ninguna diferencia entre estar a solas o con tu pareja o incluso te sientes mejor a tu bola, tenéis un problema. Porque sentirse bien cuando estás a solas es imprescindible, pero querer compartir tu vida con la otra persona también. Si no sientes que todo mejora estando con tu pareja, puede que sea el momento de cortar.

¿Tenéis el mismo proyecto en común?

Tu pareja es tu compañero/a de vida. Eso significa que aunque tengáis algunas diferencias, estáis trabajando por conseguir un proyecto en común. Ya sea formar una familia, llegar a la cima de vuestras respectivas carreras, viajar por el mundo o todas las anteriores, tenéis claro que vais en la misma dirección. Si vuestros proyectos de vida van por caminos opuestos, es probable que tengáis que romper, por mucho que os queráis. El amor no lo puede todo y si insistís en mantener la relación, uno de los dos acabará por tener que amoldarse al otro y eso siempre crea resentimiento.

¿Hacéis el esfuerzo de hacer cosas juntos?

La vida del adulto está llena de compromisos y responsabilidades y muchas veces el tiempo escasea. Pero aunque no podáis pasar tantos ratos juntos como os gustaría, por lo menos hacéis el esfuerzo. Buscar actividades que podéis compartir y asegurar algo de tiempo para la intimidad, demuestra que ambos tenéis ganas de seguir juntos. Si este esfuerzo es unilateral o inexistente, quizá esta relación no es para vosotros.

¿Te lo pasas bien cuando estás con tu pareja?

La amistad es una de las claves de una relación sana y duradera. De todos los tópicos del romanticismo mi pareja es mi mejor amigo/a es uno de los sí debería ser verdad. Tu compañero/a y tú tenéis que pasarlo bien juntos, compartir momentos divertidos y de complicidad más allá de lo sexual.

¿Estás en una situación relativamente tranquila?

El estrés afecta a muchos aspectos de nuestra vida y las relaciones no son una excepción. Si estás en una época de agobios en la que tienes varias cosas en la cabeza que te preocupan, es normal pasar por un bache también en lo personal. No conviene tomar decisiones tan radicales como cortar con tu pareja. Espera a que se hayan relajado un poco las cosas y si sigues sintiéndote mal, podéis hablarlo.

¿Ha habido infidelidad por alguna de las partes?

Hay personas que pueden perdonar esto, dependiendo de las circunstancias y la pareja consigue salir adelante. Sin embargo, que haya infidelidad es un síntoma de que algo no va bien en la relación. Cuando el acuerdo entre vosotros es la exclusividad, ser infiel es una traición a la confianza de la otra persona y una falta de respeto. Si la confianza y el respeto fallan, la relación también lo hace.

 

Si tienes dudas, hazte las preguntas anteriores y responde con sinceridad. Si varias de estas situaciones coinciden contigo... es probable que debas cortar con tu pareja.