Cómo masturbarte mejor cuando tienes vagina

Olvídate de lo que te haya dicho tu abuela sobre quedarte ciega, que te salgan pelos en las manos o que se te caiga el pelo. Masturbarse es una parte natural de la sexualidad y así es como debes vivirla: Con naturalidad.

Quererse a una misma es tan importante como querer a otros. Y masturbarse ayuda notablemente a mejorar nuestro conocimiento de nosotras mismas y como consecuencia nuestra autoestima sexual.

Hoy en Lilith Room queremos contarte los mejores trucos que puedes usar para hacer esta experiencia algo verdaderamente placentero.

Cómo masturbarte mejor si eres una persona con vagina

Ambiente

Párate a pensar en esto. Si de vez en cuando encuentras tiempo para encender velas aromáticas y poner música ambiente para tener un encuentro sexual con tu pareja ¿por qué no haces lo mismo para masturbarte?

Date un capricho. La próxima vez que tengas un rato a solas, no te prives de nada. Darse amor y cuidarse puede ser mucho más que ponerse una mascarilla facial y darse un baño con sales relajantes.

Hablando de baños relajantes. ¿Sabes que la mayoría de los estimuladores de clítoris son totalmente sumergibles? Nosotras sólo te damos ideas.

Estimulación mental

No nos cansaremos nunca de repetirlo: El cerebro es el órgano sexual por excelencia. No hay nada como estimular la imaginación para aumentar las ganas y el deseo sexual.

Antes de empezar, puedes ponerte a tono con una película o libro erótico. O puedes imaginar un tórrido romance plagado de fantasías sexuales con uno (o varios) de tus amores platónicos. Es tu mente y sólo te pertenece a ti así que… dale rienda suelta a tu imaginación.

Sedúcete a ti misma

Si no te gusta cuando tu pareja va directa al grano, no te hagas lo mismo. Tómate tu tiempo. Acaríciate, recorre tu cuerpo con las puntas de tus dedos. Busca otros puntos erógenos que despierten sensaciones en ti.

Puedes utilizar un aceite de masaje con un aroma que te guste o que tenga un efecto de calor para ayudar a despertar esos cosquilleos sobre la piel.

Estimular con los dedos

Una vez más, no vayas directa a meter los dedos en la vagina. Empieza acariciando tus labios mayores con suavidad, en círculos y a un ritmo lento. Si utilizas un aceite o un lubricante la sensación será más húmeda y placentera.

Poco a poco ve pasando a los labios menores y acarícialos con movimientos de arriba a abajo.

Después, puedes abrirte paso hasta la entrada vaginal e ir tentándola con la punta de los dedos. Repite estos tres pasos tanto como te apetezca. Tú placer está en tus manos.

Para estimular tu clítoris puedes valerte del dedo corazón. No aprietes justo encima. Haz movimientos circulares a su alrededor y cuando pases justo por encima, hazlo con suavidad. Conforme te vayas sintiendo más excitada podrás aumentar la velocidad y la presión.

Utilizar juguetes sexuales

Los juguetes eróticos serán tus aliados en estos momentos de placer a solas. Tienes una gran variedad entre los que elegir dependiendo de tus gustos y de las sensaciones que quieras experimentar.

Para orgasmos puramente clitoriales te recomendamos un succionador de clítoris o una vara vibradora. Ambos proporcionan una potente estimulación directa sobre tu perla del placer pero de formas diferentes.

     

Si quieres un completo, puedes optar por conejitos rampantes o vibradores coitales. Los segundos están diseñados para utilizar en pareja pero son igualmente efectivos si los utilizas tú sola. Puedes estimular el clítoris y el punto G de una sola vez.

               

Si eres más clásica y te gusta disfrutar de una estimulación básica, puedes hacerte con una bala vibradora. Puedes utilizar para estimular tanto el exterior como el interior y sus principal ventaja es que puedes llevarla a cualquier parte contigo.

Estos son nuestros consejos sobre como masturbarte mejor cuando tienes vagina. Aunque al principio te puede costar un poco ponerlos en práctica, pronto te darás cuenta de que tu conocimiento de ti misma mejora. Déjate llevar y no te preocupes por nada ni nadie.