Cómo hacer una sex tape

No es raro sentir curiosidad por grabarse durante el sexo. Puede incluso que sea una tus fantasías estrella. Pero grabarnos en ese momento tan íntimo no es tan fácil como parece si queremos que el resultado sea sexy y no que de vergüenza verlo.

Hoy vamos a darte algunos consejos para que puedas grabar una sex tape de gran calidad, para ti, para tu pareja o para quien tú quieras.

Consejos para grabar una sex tape

 

La seguridad ante todo

Que se filtre una de tus sex tapes a Internet no va a servirte para alcanzar la misma fama y fortuna que Kim Kardashian. Que, de repente, un vídeo de ti en un momento íntimo se cuelgue en Internet sin tu consentimiento para que todo el mundo lo vea, no tiene ninguna gracia. Y aunque si eso sucede, no es culpa tuya sino de la persona que lo pone en Internet sin tu permiso (eso que quede bien claro), no está de más ser precavida/o.

  • No guardes ninguno de esos vídeos en el disco duro de tu ordenador. Lo mejor es que, después de verlos sola o con tu pareja, los borres. Pero si los quieres conservar, asegúrate de que solo existen en un pendrive o disco duro externo. Tampoco los guardes en el móvil.
  • No los compartas usando Internet. Ni por whatsapp, ni por email, ni por telegram ni mucho menos facebook o instagram. Es más, si puedes evitar compartirlos, mejor. Así sólo tú tendrás acceso a ellos. Pero si tienes una pareja en la que confías plenamente, compártelo con ella solo con un usb y asegúrate de que tampoco guardan ninguna copia en su móvil o disco duro.
  • No te sientas presionada/o para compartir el video con nadie. Si no te fias al 100% de que la persona con la que lo has grabado va a respetar tus límites y tus normas de seguridad, no se lo des. No tienes ninguna obligación, aunque la otra persona también salga en el vídeo. Podéis verlo juntos si os apetece. Pero si dudas, aunque solo sea un poquito, no pases ninguna copia a nadie.
  • Si a pesar de todo lo anterior, aún te sientes nerviosa/o por lo que pueda pasar, no grabes tu cara. Encuadra siempre de cuello para abajo y te ahorrarás preocupaciones.

Luz y ambiente

Igual que cuando vas a hacer una sesión de fotos erótica, la luz y el ambiente son elementos clave para conseguir un resultado profesional y, sobretodo, erótico. Si vas a utilizar el vídeo para verlo más tarde, más vale que no estés pensando en que se ven las bragas para lavar que tenías tiradas en el suelo o si está todo tan oscuro que parece un armario.

Busca un lugar en el que la luz sea natural y difumínala con unas cortinas lisas para que no cree sombras demasiado duras. Si las cortinas son de algún color cálido, ayudará a crear una atmósfera más íntima.

Aseguraos de que está todo bien recogido. Podéis añadir algo de ambiente romántico añadiendo unas velas aromáticas, incienso o incluso pétalos de rosa.

Atreveos a jugar

Grabarse durante el sexo ya es una práctica que sube la adrenalina por sí sola. Pero que no os de vergüenza experimentar delante de la cámara. Podéis aprovechar para hacer algo a lo que no estéis del todo acostumbrados como usar lencería sexy, máscaras, juguetes o incluso un poco de bondage.

¿Os apetece hacer un striptease? No os cortéis. Será sensual y divertido tanto cuando lo estéis haciendo como cuando lo veáis de nuevo en el vídeo. Los movimientos lentos al ritmo de la música para quitaros la ropa también os ayudarán a olvidar que la cámara está ahí.

Hablad de ello antes de empezar, para saber lo que os interesa probar y lo que estáis dispuestos a hacer.

Ángulos y planos

No hace falta tener un título de dirección de fotografía. Antes de poneros manos a la obra, haced alguna toma de prueba (si hacéis el tonto un poco os ayudará a estar más relajados después delante de la cámara. Aseguraos de que se os ve bien, que ninguna luz hace sombras muy duras ni brillos extraños. Sobretodo, fijaos bien que ningún objeto se cuele en el plano justo delante de la cámara.

Si colocáis la cámara de forma que se os vea desde un lateral, a un metro y medio de distancia aproximadamente y solo un poco más alta que la altura de la cámara, podéis conseguir un plano general los suficientemente amplio para que se os vea bien y sin que se creen deformaciones.

Si todavía no os sentís lo bastante cómodos como para grabaros de cuerpo entero, haced planos más cerrados que se centren en una única zona, como los pechos, la cintura, la cara… Podréis observar vuestros gestos y cómo reacciona vuestro cuerpo a los diferentes estímulos. Si utilizáis juguetes como plumeros, apreciaréis si vuestra piel se pone de gallina.

 

Materiales para grabar una sex tape

Por seguridad, os recomendamos que no utilicéis un móvil y grabéis el vídeo con una cámara personal. Los móviles crean copias de las fotos y vídeos que hacéis (thumbnails) que son más difíciles de encontrar y de borrar. No os arriesguéis y utilizad una cámara digital. Tampoco es necesario gastarse el dinero en una reflex. Con una de esas que utilizabais para sacar las fotos para Tuenti os vale.

Un trípode también será muy útil, pero si no queréis gastaros el dinero, podéis encontrar muchos tutoriales en Internet para improvisar vuestro propio trípode casero.

Ante todo, relajaos

Esto es para vosotros. Para hacer algo nuevo, para sentiros más sexys y excitantes. En definitiva, para pasarlo bien. No tiene sentido que lo hagáis si vais a estar agobiados por veros mal o porque os puede la vergüenza.

Relajaos. Haced como que la cámara no está ahí y todo saldrá de forma natural.

 

Y ahora, ¡a disfrutar!