Cómo hacer el 69 más divertido

Te ha pasado y lo sabes. Querías probar la famosa postura del 69 desde que aprendiste en qué consistía. Y en tu cabeza, cuando conjuras la imagen para masturbarte, todo es de lo más excitante y apasionado.

Pero cuando llega el momento de la verdad y lo intentas con tu pareja por primera vez… ¡Ah! Pensabas que sería mejor.

El problema es real. No te pasa solo a ti. El 69 es una posición que tiende a ser mejor en la teoría que en la práctica.

Cómo hacer el 69 más divertido

El problema principal del 69 es que estás dando placer al mismo tiempo que lo recibes. Y aunque en la teoría parece lo mejor que se puede experimentar, en la realidad nuestro cerebro encuentra complicado concentrarse en ambas cosas a la vez.

El resultado es que no disfrutas ninguna.

Además, la industria del porno te ha podido hacer creer que esta postura es fácil, natural y siempre-orgásmica. Pero lo cierto es que no es muy cómoda y requiere bastante control, sobre todo por parte de la persona que está arriba.

Tal vez te resulte incómodo estar apoyad@ sobre los codos. A lo mejor te resulta imposible disfrutar si estás haciendo dos cosas a la vez. En cualquiera de estos casos, aquí tienes algunas ideas.

Acostaos de lado.

La movilidad durante un 69 es muy reducida. Es una de las principales dificultades de la postura sexual. Se parece más a un juego de Twister que a un encuentro sexual. La persona que esta debajo puede sentirse agobiada por el peso y la persona que está arriba tiene que estar constantemente pensando en no aplastar a la de abajo.

Para libraros de estos problemas, podéis probar a tumbaros de forma lateral. Esto os permite acceder de forma más sencilla al cuerpo de la otra persona y ninguno de los dos tiene que estar gastando energía en sostener su propio cuerpo. Eso significa que podéis dedicar más esfuerzos a daros placer mutuamente.

Otra ventaja de llevar el 69 a una posición lateral es que podéis relajaros más y abrir más la posición.

No os olvidéis de usar las manos

No es obligatorio usar exclusivamente la boca cuando haces un 69. Si utilizas tus manos cuando das placer oral a tu pareja, ¿por qué no ibas a hacerlo también durante el 69?

Los juguetes sexuales, como vibradores, balas, varas, etc, también están permitidos. Recuerda que lo esencial del sexo es pasártelo bien. Puedes ser tan creativo como sea necesario para que disfrutes al máximo. Dominar una postura para colgarse la medalla, no es productivo ni interesante para nadie. También puede experimentar con juguetes, como vibradores de bala diminutos o acariciadores.

Podéis hacer turnos

Que ambos tengáis acceso a la vez a los genitales de la otra persona, no significa que tengáis la obligación de estimularlos a la vez ni con la misma intensidad. Podéis turnaros.

Por ejemplo, mientras tú le das placer oral con intensidad, tu pareja puede simplemente acariciarte con suavidad o besar tus genitales con delicadeza. Y luego al revés.

Si empezáis despacio y vais aumentando la intensidad por turnos para luego parar y cambiar, conseguiréis también alargar la relación sexual y experimentar con la provocación y la acumulación de ganas.

 

Ten en cuenta esto: Tu vida sexual está en tus manos. No tienes por qué ceñirte a un manual y hacerlo todo al pie de la letra. Permítete experimentar. Descartar lo que no te gusta, modificar las posiciones para que se adapten a tus necesidades y repetir lo que te vuelve loc@ tantas veces como quieras. Y eso incluye el 69.