Cómo aprovechar al máximo el sexo “rapidito” o quickie

A los seres humanos deben de gustarnos mucho las contradicciones. Quizá sea por esto por lo que a pesar de que cada vez tenemos menos tiempo para las relaciones sexuales, seguimos asociándolas a un ritual completo que se puede y debe alargar y alargar para ser satisfactorias. Creemos que para hacerlo bien hay que hacerlo despacio.

Una vez más, mentiiiiiraaaa.

En los últimos tiempos se está poniendo de moda algo que, en realidad, es más viejo que las pirámides de egipto: El sexo relámpago también conocido como “rapidito” o en inglés, “quickie”. Si quieres saber de qué va la cosa, sigue leyendo.

sexo rapidito o quickie

¿Qué es el sexo relámpago o quickie?

Se llama sexo relámpago o quickie (rapidito en inglés) a un coito improvisado y de duración muy corta. Los quickies duran aproximadamente 15 o 20 segundos pudiendo alargarse hasta un par de minutos. 

Cualquiera pensaría que un contacto tan breve y veloz no puede ser bueno, pero el "rapidito" puede ser mucho más satisfactorio de lo que te imaginas... si se hace bien, claro. 

winona rydder confusa dracula

¿Cuáles son las ventajas del sexo “rapidito”?

El sexo relámpago tiene varias ventajas frente al encuentro sexual tradicional que requiere una cierta planificación y preparación previa. 

  • Si te gusta el sexo con algo de riesgo a que te pillen, el quickie es mucho más apto para hacerlo en lugares públicos. Sigue habiendo posibilidad de que te pillen, pero es menor porque dura mucho menos. 
  • No requiere planificación. De hecho, la gracia del asunto es que sea improvisado para aumentar rápidamente la temperatura y el morbo de la situación. 
  • Ayuda a probar lugares nuevos en los que tener relaciones sexuales, porque nunca te da tiempo a llegar hasta la cama.
  • Puedes hacerlo en cualquier momento: En la pausa de publicidad, veinte minutos antes de que salga tu vuelo, cuando estás a punto de salir de casa para ir al dentista, mientras esperas a que se cueza la pasta, cuando tu madre avisa con 10 minutos de tiempo de que sube a traerte un tupper…
  • Es más ardiente y apasionado que el sexo que tienes que preparar y planificar. De ahí su alto nivel de morbo. Se parece mucho más al sexo que ves en las películas y puedes imaginarte fácilmente en una de esas escenas de pasión irrefrenable en la que acabas haciéndolo en la encimera de la cocina. 
  • Como todo el sexo, ayuda a liberar endorfinas y aliviar el estrés, pero este puedes repetirlo tantas veces como quieras porque siempre hay tiempo suficiente.

¿Cómo conseguir echar un quickie satisfactorio?

No vamos a mentir, es un reto conseguir que en menos de 15 segundos ambas personas lleguen al orgasmo. Pero no es imposible así que presta mucha atención si quieres dominar esta técnica:
  • Un cierto nivel de excitación previa por ambas partes es absolutamente necesario para que el quickie sea provechoso para ambos. Esto no quiere decir que no intentes calentar a tu pareja en ese momento que a ti te apetece. Los preliminares, aunque sean breves, siguen teniendo su lugar. 
  • La espontaneidad y la variedad son claves. No intentes nunca planear un “rapidito”. Si surge, surge y si no, para otro rato. Intenta no salir de la oficina pensando en cómo va a ser tu quickie de esta tarde.   
  • Hay que saber combinar con maestría la velocidad con las caricias, besos y movimientos necesarios para llegar al orgasmo.
  • Debes tener muy claro lo que más le gusta a tu pareja y a ti misma. Saca todo tu arsenal erótico para poneros a mil por hora en cuestión de segundos.

gif dispáralo todo



¿Se puede tirar solo de quickies?

A ver, por poder, todo se puede. Pero no es recomendable por la sencilla razón que aunque se trate de una práctica muy espontánea, al final no se puede evitar caer en la rutina. Lo mejor para mantener la pasión y una vida sexual saludable y activa es ir mezclando técnicas y tendencias. El sexo lento también tiene sus ventajas. Lo que hay que evitar tanto como sea posible, es el aburrimiento.